Anuncio
Share

Hondureños en EE.UU. esperan que la comisión anti-corrupción de la OEA detenga el saqueo del país

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández durante el lanzamiento de la comisión anticorrupción que contará con el apoyo de la OEA.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández durante el lanzamiento de la comisión anticorrupción que contará con el apoyo de la OEA.

(Cortesía/Casa Presidencial Honduras)

Con la caída del presidente guatemalteco Otto Pérez Molina el vecino Honduras retomó el movimiento en contra de la corrupción, hecho que los líderes de las principales organizaciones de inmigrantes en Estados Unidos celebran y esperan que pare las desviaciones de recursos del Estado.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández y Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), suscribieron en Washington D.C. el acuerdo que dará vida a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH).

En el documento se consigna que la corrupción y la impunidad son fenómenos que afectan la gobernabilidad; por lo tanto, en los cuatro años que dure la comisión tendrá plenos poderes y contará con jueces y fiscales internacionales que supervisarán las labores y brindarán apoyo técnico.

“Honduras no es un país pobre, es una nación saqueada por gobernantes corruptos”, señaló a HOY Xiomara Ayes-Field, presidenta de la Casa del Hondureño, con sede en Los Ángeles. “Este es un gran paso y creo que van a caer muchos grandes, es lo que estamos esperando”.

La pobreza y la violencia han sido las principales causas de la migración en esta nación centroamericana. Según el Centro Pew, en el 2013 vivían 791,000 personas de ascendencia hondureña en la Unión Americana, cerca del 50% de esta población no cuenta con un estatus regular.

En ese sentido, Cecilia Rodríguez, presidenta de la Alianza Hondureña de L.A. (AHLA), aseguró que si los fondos del Estado y programas de gobierno invirtieran en las zonas de escasos recursos no se tendría la ola migratoria que se elevó en el 2014 con los menores no acompañados.

“Me gustaría que [esta comisión] le ponga el ojo a dónde van a dar los fondos, no es posible que todos los años no hay medicinas, alcohol ni algodón en los hospitales, es una vergüenza. Estos presidentes no hacen nada, son puro discurso”, cuestionó la activista.

La comisión seleccionará y decidirá los casos de corrupción que investigará, y trabajará conjuntamente con la sociedad civil en la construcción de un observatorio, el cual monitoreará y evaluará el progreso del sistema de justicia hondureño.

Asimismo, a través del Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA), propondrá recomendaciones sobre el fortalecimiento de la calidad, efectividad y legitimidad del sistema judicial penal. De la misma forma elaborará e implementará un nuevo marco jurídico para el financiamiento político electoral.

Las organizaciones sociales en Honduras aplauden la creación de esta comisión; sin embargo, a juicio de Ramón Custodio, excomisionado Nacional de los Derechos Humanos , la OEA se mostró benévola con el gobierno en turno.

“La MACCIH prácticamente ha sido integrada por el presidente [Hernández], a su gusto, y la Organización de Estados Americanos ha sido complaciente con eso, pero esperemos los resultados”, indicó el exombudsman al periódico Proceso Digital.

Al asumir su mandato, a principios de 2014, el mandatario hondureño se comprometió a combatir la corrupción; con el fin sumar fuerzas, en junio del año pasado, solicitó la cooperación de este organismo regional.

Durante la firma del acuerdo, Hernández destacó que este es un hecho histórico que permitirá construir una nación con transparencia, donde impere la honestidad y la justicia, valores que según el presidente se le debe exigir a los servidores públicos en todos los niveles.

“En estos dos años, el Ministerio Público ha llevado adelante más investigaciones y procesamientos por casos de corrupción que en el conjunto de los 20 años anteriores”, aseguró el mandatario en su discurso.

El Jefe de Estado aseveró, además, que la derrota definitiva de la impunidad implica seguir en el mismo sendero; para eso, se requerirá identificar a los delincuentes y corruptos en todos los ámbitos, públicos y privados, para que sean sometidos bajo el sistema judicial.

Por tal razón, el presidente dijo que para triunfar se necesitan instituciones bien organizadas, fuertes y efectivas en su accionar, que actúen en forma permanente y con reglas claras.

“Queremos la instalación de la MACCIH en Honduras para apoyar, orientar, supervisar y colaborar activamente en el fortalecimiento de las instituciones nacionales, que son las responsables finales de derrotar la corrupción y terminar con la impunidad en el país”, sentenció Hernández.


Anuncio