Anuncio
Share

Ansiedad y abuso de drogas, el efecto en los hijos por la discriminación que sufren sus padres

El resultado arrojó que los estudiantes de nueve y 10 grado tenían problemas de ansiedad, depresión, bajo autoestima, agresión y abuso de sustancias.

El resultado arrojó que los estudiantes de nueve y 10 grado tenían problemas de ansiedad, depresión, bajo autoestima, agresión y abuso de sustancias.

(Los Angeles Times)

No hace más de un año, un par de jóvenes se burlaron de Joel Castillos por no poder pedir un helado en una fuente de soda.

Su hijo, de nombre Iván, fue testigo y hasta tuvo que levantarse de su mesa para traducir lo que su papá pedía. El adolescente de 16 años también agredió a gritos a los jóvenes vendedores y se molestó con su padre por haber insistido en pedir el helado.

Para los expertos, la discriminación en general que viven los padres afecta negativamente a los hijos, especialmente a los adolescentes. Un estudio más reciente, publicado en la revista Child Development en mayo, afirma el problema con resultados devastadores en los menores como la ansiedad, el bajo autoestima y hasta el abuso de drogas.

Para Castillos, el efecto dómino tiene sentido en su hijo que llegó a Estados Unidos a los 12 años de edad.

“Hemos tenido nuestra buena porción de discriminación a través de los años. Y sin duda los hijos resultan aún más afectados que uno”, dice Castillos. “Iván es tímido, en momento es agresivo e inclusive ha llegado a fumar marihuana. Tal vez eso ha sido una razón”, agrega.

Las consecuencias son graves, afirma el estudio de mayo y el cual fue dirigido por Guadalupe Espinoza, profesora asistente de estudios de niños y adolescentes en la Universidad de Fullerton en California.

El análisis se basó en datos recogidos de 344 familias mexicanas y mexicano-americanos de dos escuelas preparatorias públicas en Los Ángeles en el lapso de un año.

Los padres y los estudiantes informaron sobre sus experiencias de discriminación a través de preguntas como “con qué frecuencia te ha insultado alguien por tu raza” y “con qué frecuencia alguien te ha ignorado o excluidos de alguna actividad debido a tu origen étnico”.

A partir de la investigación, el resultado arrojó que los estudiantes de nueve y 10 grado tenían problemas de ansiedad, depresión, bajo autoestima, agresión y abuso de sustancias.

Los adolescentes también reportaron sentirse discriminados si sus padres fueron discriminados por su cultura, el aspecto y la desconfianza por su etnia.

“Lo que encontramos es que los altos niveles de discriminación entre los padres, junto con frecuentes discusiones con respecto a la cultura, el origen étnico y la discriminación, están relacionadas con el impacto más negativo en la autoestima de los jóvenes a través del tiempo”, dice Espinoza.

“El estudio nos ayuda a comprender aún más el impacto de la discriminación, y nos ayuda a comprender cómo influye dentro del contexto familiar”, sostiene.

De acuerdo a Espinoza, estos hallazgos son importantes para tener discusiones acerca de estos temas especialmente con los estudiantes interesados en estudiar sobre la niñez y la adolescencia para estar en sintonía con el choque que la discriminación y el acoso pueden tener en los menores.


Anuncio