Anuncio

Golpe a la comunidad transgénero que busca ser parte de las Fuerzas Armadas en EU

(Getty Images)

La comunidad transgénero se mostró agredida y humillada, a raíz de la firma del presidente Donald Trump en un memorando que prohíbe a algunas personas de este grupo formar parte del servicio militar en Estados Unidos.

El nuevo memorando dice que las personas transgénero con antecedentes de disforia de género tienen prohibido el servicio militar “excepto bajo ciertas circunstancias limitadas”. Los términos de aceptación serán bajo discreción.

La firma llega luego de que el Departamento de Defensa (DoJ) le presentara un informe al presidente, que decía que permitirle a este grupo formar parte de las fuerzas armadas son “riesgos sustanciales” y podría “imponer una carga irrazonable para los militares”.

“El presidente Trump ha atacado a los estadounidenses según el color de su piel, su estado migratorio, su falta de riqueza, su capacidad física y su identidad de género”, dijo la senadora Catherine Cortez Masto después de la noticia.

“La prohibición será perjudicial para nuestros militares y para nuestra seguridad nacional. Los miembros de nuestros servicios armados, LGBTQ y heterosexuales, dedican sus vidas a proteger y servir a este país. Es inaceptable que su comandante les dé la espalda simplemente por quiénes son”, agrega Masto.

Se estima que entre 4,000 y 10,000 miembros del servicio activo y de reserva de Estados Unidos son transgénero.

La organización Equality California, quien entabló una demanda contra Trump después de que el año pasado prohibió a toda persona transgénico formar parte del servicio, le pidió a esta comunidad no dejarse intimidar, ya que todavía pueden enlistarse al estar el litigio en las cortes.

“En un momento en que nuestra nación enfrenta graves amenazas en todo el mundo, es desconcertante que el presidente Trump siga enfocado en socavar a nuestro ejército, al arrancar de sus puestos a miles de distinguidos miembros del servicio”, dijo Rick Sbur, director ejecutivo.

Por su parte, Jim Mattis, secretario de Defensa, le da la bienvenida al mandato.

“En mi opinión profesional, estas políticas ubicarán al Departamento de Defensa en la posición más sólida para proteger al pueblo estadounidense, luchar y ganar las guerras de Estados Unidos, y garantizar la supervivencia y el éxito de nuestros miembros de servicio en todo el mundo”, dijo Mattis.

Joshua Block, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), sostuvo que la Casa Blanca lanzó con esta firma un mensaje de transfobia disfrazada de política.

“Esta política no se basa en una evaluación de nueva evidencia. Es de ingeniería inversa con el único propósito de llevar a cabo el plan del presidente Trump, una prohibición imprudente e inconstitucional”, dijo Block.


Anuncio