Anuncio
Share

Gobierno determinado a quitarle a los inmigrantes privilegio de pedir a familiares

(Getty Images)

La administración del presidente Donald Trump se prepara con una campaña, en la que urge la cancelación del derecho de los inmigrantes documentados en pedir la residencia de sus familiares cercanos.

Esta es la plataforma que promete Trump para su reelección, y la que empuja a partir de este año por una estructura de documentación a base de méritos.

La administración empezó la campaña arrojando cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que muestran que cerca de 9.3 de casi 13 millones de inmigrantes ingresados del 2005 al 2016, obtuvieron la residencia a través de un familiar en Estados Unidos.

Asimismo, indican que solo uno de 15 inmigrantes admitido a través de la residencia, entró al país por sus habilidades.

El año pasado Trump mostró los primeros indicios de terminar con la inmigración al respaldar un proyecto de ley bautizado como RAISE (Reformando la Inmigración de América para un Empleo Fuerte).

Esta es una medida que pide el cierre de inmigración en cadena, en la cual padres, hermanos y miembros de familia extendida de un inmigrante legal ya no pueden aplicar automáticamente para convertirse en residentes del país.

Este año, al barco de la campaña de Trump se suman el fiscal general, Jeff Sessions; la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen y otros miembros del Gabinete, quienes califican la inmigración en cadena como amenaza para los trabajadores estadounidenses.

Inclusive, el presidente ha dicho que no habrá una oportunidad de estadía para los beneficiarios del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), si no se anula la cadena de inmigración.

Hoy en día, Estados Unidos emite más de 1 millón de tarjetas de residencia anualmente, y solo alrededor del 8% se destinan a ciudadanos europeos.

Aproximadamente dos tercios de las tarjetas de residencia se dirigen a familiares de ciudadanos y residentes legales de Estados Unidos.

Encuesta apoyan anulación

Una encuesta reciente revela que los estadounidenses son partidarios de reducir la “migración en cadena” y exigir que los empleadores utilicen el sistema E-Verify, como parte de cualquier acuerdo de amnistía para los llamados “soñadores”.

La encuesta de la organización no partidista, NumbersUSA, destaca que un 57% de estadounidenses electores están a favor de la anulación. Mientras tanto, solo un 32% dice apoyar la cadena.

Asimismo, un 60% está de acuerdo en que el número anual de receptores de la tarjeta verde debe ser menor de los 500,000.

Un 22% quiere que no haya cadena de migración mientras un 27% quiere el incremento de residencias por arriba del millón.

¿Quiénes serían los más afectados?

El cambio que el presidente busca llegó a partir de un atentado terrorista ocurrido en la ciudad de Nueva York el año pasado.

El sospechoso era originario de Bangladesh, quien había ingresado al territorio estadounidense con una visa para niños inmigrantes de familiares ciudadanos, según el Departamento de Seguridad.

Sin embargo, Jessica M. Vaughan, quien sirve como directora de Estudios de Póliza en el Centro para los Estudios de Inmigración, encuentra “que algunos países emisores tienen un mayor multiplicador de migración en cadena que otros”.

Por ejemplo, México se encuentra por encima de la lista con casi siete inmigrantes por cada persona que llega a Estados Unidos, y China con seis inmigrantes por persona.

Para los líderes proinmigrantes, la amenaza “es el llamado a despertar y la educación de los inmigrantes”.

“Debemos educar a la comunidad sobre estas retóricas supremacistas”, dice Ángela Sanbrano, directora ejecutiva de Red Mexicana de Organizaciones y Lideres Migrantes.

“Una sociedad diversa es una sociedad más fuerte, la gente debe informarse, exigir el apoyo de sus gobiernos locales, participar en protestas y hacerse ciudadanos antes de que este derecho también les sea arrebatado”, concluye la activista.


Anuncio