Anuncio
Share

Fiscal Sessions justifica las separaciones familiares con la Biblia; así responde el clero…

(AP)

A través de un discurso el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Session, cita un verso de la Biblia para justificar las separaciones familiares en la frontera, enfatizando que las consecuencias de que los padres no permanezcan con sus hijos “es la culpa de las familias que quiebran la ley”.

Al referirse a las separaciones, dijo Sessions esta semana, “les citaría al apóstol Pablo y su clara y sabia orden, en Romanos 13, de obedecer las leyes del gobierno porque Dios ha ordenado al gobierno para sus propósitos”.

Session continuó, los “procesos ordenados y legales son buenos en sí mismos. La aplicación consistente y justa de la ley es en sí misma es una cosa buena y moral, y protege a los débiles, protege lo legal. Nuestras políticas que pueden resultar en la separación a corto plazo de las familias no son inusuales ni injustificadas”, agregó.

“Si cruzas la frontera del suroeste de forma ilegal, entonces el Departamento de Seguridad Nacional te arrestará y el Departamento de Justicia te enjuiciará. Eso es lo que exige la ley, y eso es lo que vamos a hacer”, dijo Sessions.

“Tener hijos no te da inmunidad de arresto y enjuiciamiento”, dijo el fiscal.

Ante tales comentarios, el clero ha respondido indignado, triste y pidiendo compasión.

Guillermo Torres, de la organización de Clérigos y Laicos para una Economía Justa, y quienes abogan por los derechos del inmigrante en este país, señaló que los comentarios de Sessions son problemáticos al “sacar las Escrituras fuera de contexto”.

“Aquí hay una interpretación muy equivocada. La palabra de Dios es clara: te pide tratar al inmigrante y al más vulnerable como un ciudadano, sin oprimirlo, tratarlo como los tuyos…”, dijo Torres.

“En el pasado otros han querido justificar el racismo al igual y esto ha sido condenado. Le pedimos a Sessions que no conectes a Dios con estas cosas”, señaló el activista, cuya organización se encuentra recaudando firmas para pedir un audiencia con la congresista Nanette Barragan, quien forma parte del Comité de Seguridad Nacional.

Por su parte, la Mesa Evangélica de Inmigración, compuesta por ocho organizaciones a favor de los derechos civiles y religiosas, envió una carta a la oficina del fiscal pidiéndole que reconsidere el mandato.

“Como cristianos evangélicos guiados por la Biblia, una de nuestras convicciones centrales es que Dios ha establecido a la familia como el componente fundamental de la sociedad”, dice la carta.

“Mientras entrada ilegal Estados Unidos pueden ser una violación criminal menor, administraciones pasadas han ejercido discreción al determinar cuándo cobrar a las personas con este ofensa, teniendo en cuenta hasta el bienestar de los niños que también pueden estar involucrados”, agrega la misiva.

Al mismo tiempo, el reverendo Samuel Rodriguez, presidente de National Hispanic Christian Leadership Conference (NHCLC), esbozó que aunque está de acuerdo en que debe haber consecuencias por violar las leyes de inmigración e incluso apoya la seguridad fronteriza, el separar familias en la frontera, “es un obstáculo para la santidad de la vida, un valor que esta administración ha prometido apoyar y defender una y otra vez”.

Por su parte, Scott Arbeiter, presidente de World Relief, señaló que estar en oración para que el presidente revierta la política.

Además dijo estar orando para que el presidente “garantice que el programa de reasentamiento de refugiados siga permitiendo que las familias vulnerables y perseguidas sean cuidadosamente investigados en el extranjero y luego reconstruir sus vidas en Estados Unidos sin necesidad de hacer un viaje peligroso a nuestra frontera”.


Anuncio