Anuncio
Share

Familias pobres del programa Lifeline se quedarán sin acceso a internet por decisión de administración Trump

En Estados Unidos hay 13 millones de personas que no tienen servicio de banda ancha y que son elegibles para Lifeline.

En Estados Unidos hay 13 millones de personas que no tienen servicio de banda ancha y que son elegibles para Lifeline.

(Archivo/Hoy)

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) removió a nueve compañías del programa Lifeline, golpeando a familias de bajos ingresos que recibirían subsidios para tener acceso a internet, anunció Ajit Pai, presidente de la agencia que asumió en la era Trump.

“Sin acceso a internet asequible, muchos estudiantes de comunidades pobres no tendrán acceso a los mismos servicios básicos que disfrutan sus compañeros de clase acomodados”, cuestionó Martín Terrones, residente en California, en un mensaje en Facebook.

A las personas registradas, el programa les proporciona un crédito de $9.25 al mes, que se puede usar para comprar servicios de internet en el hogar. En Estados Unidos hay 13 millones de personas que no tienen servicio de banda ancha y que son elegibles para Lifeline.

“Estoy más preocupado por los niños que servimos”, manifestó Daniel Neal, fundador de Kajeet, en declaraciones brindadas al diario Washington Post luego de saber que su empresa quedaba fuera del programa.

“Nos asociamos con distritos escolares – en 41 estados y el Distrito de Columbia - para proveer banda ancha educativa para que los niños pobres puedan hacer su tarea”, agregó Neal.

A escala nacional hay 600 proveedores de ese servicio. Sin embargo, la FCC tiene un margen de 30 días después de aprobarse la autorización para revocar la decisión.

De acuerdo a la agencia federal, se removió a cuatro compañías en respuesta a quejas, mientras que las otras cinco se les revocó dentro del espacio de 30 días que tienen para actuar.

De acuerdo a Phillip Berenbroick, asesor de políticas de Public Knowledge, grupo defensor de los consumidores con sede en Washington D.C., esta medida es un retroceso y se contradice al compromiso asumido por el titular de esta agencia dos semanas atrás.

“Pai se comprometió a que su liderazgo de la FCC se enfocaría en cerrar la brecha digital”, recordó Berenbroick; ahora “podría ser activamente hostil hacia proveedores de banda ancha pequeños y competitivos, y [de] acceso asequible, lo que exacerbaría la brecha digital ".

En términos prácticos, agregó, eso significa que las familias de escasos recursos perderían el acceso a la conectividad que utilizan para comunicarse con sus seres queridos, buscar empleo, realizan tareas completas y acceder a información vital sobre atención médica.

“La banda ancha es ahora un servicio esencial en los Estados Unidos y es necesaria para las comunicaciones básicas. Sin embargo, hay muy pocas opciones para los consumidores y el costo de internet de alta velocidad es inasequible para millones de familias”, subrayó Berenbroick.

El presidente Donald Trump nombró al republicano Ajit Pai al frente de la FCC el pasado 23 de enero. El nuevo titular de la agencia revierte así las medidas tomadas por su predecesor demócrata Tom Wheeler, calificando esas decisiones como controversiales.

De acuerdo a Pai, en los últimos días de la administración de Barack Obama se “publicaron una serie de órdenes y reportes polémicos. En algunos casos, a los comisionados no se les dio aviso de estos reglamentos de medianoche”.

“Estas acciones de última hora, que no contaron con el apoyo de la mayoría de los comisionados en el momento en que fueron tomadas, no deberían comprometernos en el futuro. Por consiguiente, se están revocando”, apuntaló Pai.


Anuncio