Anuncio
Share
Local

Familia de joven que aspiraba a ser sheriff le pide a su asesino que se entregue: Sin pistas ofrecen 25 mil de recompensa

Cesar era voluntario explorador del Sheriff de LA antes de ser baleado.
(Cortesia)

Su meta era llegar a ser agente del sheriff para proteger a su comunidad. Inclusive Cesar Rodriguez se convirtió en voluntario del mismo departamento en el condado de Los Ángeles, a los 13 años de edad.

Sin embargo, alguien le quitó la vida a balazos poco después de haber sometido su aplicación para trabajar con la entidad.

Ahora, Lupe Rodríguez, la madre de la víctima, le pide a su asesino que se entregue mientras las autoridades ofrecen una recompensa de 25,000 por información que lidere al arresto y condena del responsable.

“Ha sido duro. Estas personas cambiaron nuestras vidas para siempre”, dice la señora Lupe.

Rodríguez, de 19 años, fue baleado fatalmente mientras estaba parado con un amigo, Larry Villegas de 24 años. Ambos se encontraban frente a una casa en la cuadra 11800 de Painter Avenue, en un área no incorporada cerca Whittier.

Según las autoridades alrededor de las 3:30 a.m. del 28 de agosto de 201, un sedán Scion gris apareció frente a los jóvenes, y el conductor sacó una pistola y disparó varios tiros, informó el departamento del sheriff.

Tres o cuatro personas estaban en el auto. Hasta la fecha no se han hecho arrestos.

Cada año en honor al joven, familiares y amistades organizan una vigilia, y este 2018 será igual.

“Estaremos aquí todos los años hasta que esa persona, o personas, lleguen a las manos de la justicia…Cesar nunca será olvidado”, dice la señora Lupe.

 “Esta vez fue mi hijo. La próxima vez puede ser su hijo”, le dice la señora a los testigos que no se han presentado a denunciar. Al mismo tiempo, su mensaje para el asesino es que se ponga en su lugar.

“Confía en mí, vivirás mejor, te sentirás mejor y le darás un poco de consuelo a los corazones de dos madres. Y especialmente si tienes hijos, puedes por favor permanecer en mis zapatos por un segundo”, dice la señora.

Los investigadores creen que las víctimas, ninguna de las cuales estaba afiliada con pandillas, pueden haber sido confundido con pandilleros locales que habían estado en el mismo lugar más temprano en la noche.

Rodriguez se había prestado como voluntario Explorador los últimos cuatro años de su vida en la estación del Sheriff en la estación de Norwalk.

El programa les permite a los interesados en la aplicación de la ley la oportunidad de realizar diversas tareas dentro del departamento. Los deberes incluyen redacción de informes criminales, impresión de huellas dactilares, control de multitudes en eventos cívicos y escritorios de personal en las estaciones del sheriff

Patrick Maxwell, quien se desempeñó como capitán de la estación Norwalk del sheriff, mientras que Rodríguez se ofreció como voluntario, describió a Rodríguez como un joven desinteresado y entusiasta que siempre fue educado y respetuoso.

Tenía un sueño de toda la vida de convertirse en el ayudante del alguacil, dijo Maxwell, y entregó su solicitud para unirse al departamento del alguacil como agente una semana antes de su asesinato.

La búsqueda del asesino o los asesinos de Rodríguez y Villegas continúa.

“Nunca va a desaparecer [su memoria]. Estaba con mi hermano ese día. Acababa de salir del trabajo y quería pasar el rato con nosotros, así que fuimos a la casa de un amigo y cuando salimos del automóvil, un automóvil pasó y nos disparó 15 veces”, dijo Héctor Rodríguez, hermano de Cesar.

La supervisora del condado, Janice Hahn, recomendó la recompensa y alentó a los testigos a declarar.

“Han pasado siete largos años y aún no sabemos quién hizo esto’’, dijo Hahn.

“Las familias de Cesar y Larry merecen respuestas y hay personas que los tienen. Si sabes algo sobre este horrendo crimen, te insto a que vengas”, agrega.

Se solicita a cualquier persona que tenga información sobre el tiroteo de doble muerte que se comunique con la Oficina de Homicidios del Alguacil al 323-890-5500


Anuncio