Anuncio
Share

Expertos de la salud le apuestan a la legalización de la venta de marihuana

De aprobarse la medida, la marihuana sería legal para los adultos arriba de los de 21 años de edad, los cuales podrían poseerla, procesarla, compartirla y hasta tranportarla.

De aprobarse la medida, la marihuana sería legal para los adultos arriba de los de 21 años de edad, los cuales podrían poseerla, procesarla, compartirla y hasta tranportarla.

(AP)

Con el alegato de que es necesario controlar el uso de la marihuana, la Asociación Médica de California (CMA), que representa a más de 41 mil médicos en todo el estado, anuncia su respaldo formal a una medida electoral que permite la legalización de la venta de la hierba.

La asociación remarca que su apoyo a la media también llamada: “Control, Regulación e Impuesto de Cannabis Medida 2016”, no tiene la intención de fomentar el uso de la marihuana. Pero, en última instancia, sus miembros creen que la manera más eficaz de proteger la salud pública es estrictamente con su control y seguimiento.

La decisión surge al mismo tiempo de que Los Ángeles aplica severa leyes para desalentar la apertura dispensarios.

La propuesta de ley, que necesita recaudar en cuatro meses las firmas de 365,880 votantes registrados para entrar a la boleta de noviembre, debe ser aprobada para permitir una mayor investigación clínica, supervisión y control de calidad, señala la carta de respaldo. El propósito es educar al público sobre sus impactos en la salud, lo que a través de la prohibición seria ineficaz, agrega.

Steven Larson, doctor y presidente de la asociación, sostiene que la medida es integral y cuidadosamente construida, “lo que permitiría a los expertos de la salud en el estado proteger la salud pública al aclarar el papel de los médicos y el control y la regulación del uso de la marihuana por adultos responsables al mismo tiempo que la hierba se mantiene fuera de las manos de los menores de edad”.

“Al igual que la medicina regular, la marihuana médica debe ser estrictamente regulada par el uso seguro y apropiado por los pacientes con problemas de salud legítimos”, sostiene Larson. En cuanto al uso de marihuana recreativa para adultos, “esta debería ser regulada como el alcohol”, agrega.

Charlie “C”, un operador de un dispensario en Wilmington que no quiso revelar su identidad, declara que la venta de marihuana y su control es algo que California debió hacer hace mucho tiempo.

“En otros países de Europa la marihuana es legal. La gente la vende y la consume. Nosotros podemos hacer los mismo. Los padres tiene la responsabilidad de educar a sus hijos en cuanto a la droga y los adultos deben ser responsables al consumirla”, sostiene Charlie C.

No obstante varios políticos, agentes de la ley y activistas, temen la aprobación alegando el posible aumento de crimen.

En la ciudad de Los Ángeles, el concilio de la ciudad acordó recientemente dejar de emitir certificados de impuestos a negocios ilegales para desalentar su propagación.

Asimismo, los activistas no dejan de presionar para que los dispensarios sean eliminados en sus vecindarios.

“Los doctores pueden decir lo que quieran porque en sus comunidades es muy probable que no hayan dispensarios en cada esquina como en las comunidades más marginadas”, dice Alejandro Ochoa, miembro activista de The Vermont Manchester colaborativa, una colaboración de 50 organizaciones comunitarias en contra de la violencia en Los Ángeles.

“Vemos dispensarios en el sur, centro y Norte de Los Ángeles porque son comunidades pobres. Nuestros hijos están expuestos a ello. No vemos dispensarios donde la gente tiene más dinero porque no quieren exponer a sus hijos”, agrega.

De aprobarse la medida:

La marihuana sería legal para los adultos arriba de 21 años de edad, los cuales podrían poseer, procesar, compartir y hasta transportar cierta cantidad de la droga, para ello, deberán contar con un tipo de licencias especial y no tener record criminal.

Asimismo, cultivar la hierba en el hogar ya no sería un crimen,si eres mayor de 21 años de edad. Los adultos podrían cultivar jardines de hasta 100 pies cuadrados así como podrían consumir el producto en residencias personales y otros lugares específicos.

Toda persona que cultive el producto también tendría que pagar impuestos que serían dirigidos a su ciudad, su condado y el fondo de protección ambiental del estado. Con los fondos totales, el estado destinaría a los reembolsos a escuelas preescolar, programas de asesoramiento juventud, educación sobre drogas, servicios para jóvenes y la desviación de las pandillas.

Otro porcentaje iría a la investigación sobre la eficacia de la legalización, la educación pública, y por abuso de sustancias y tratamiento de salud mental.

Toda persona que sea descubierta vendiendo marihuana a menores de edad enfrentaría severas infracciones así como los menores de edad en posesión de esta.


Anuncio