Anuncio
Share

Ex trabajadores de Wal-Mart amenazan con manifestarse el viernes negro

Julia Sanchez participa en una huelga de hambre para obtener su empleo en Walmart.

Julia Sanchez participa en una huelga de hambre para obtener su empleo en Walmart.

(Cortesía)

De los cerca de 100 ex trabajadores de Walmart, en Pico Riviera, que firmaron una petición pidiéndole a la compañía un salario de 15 dólares por hora, menos de cinco han sido contratados.

“Con esta bofetada en la cara”, Our Wal-Mart, un grupo de trabajadores que luchan por las mejoras salariales, amenazan con regresar a manifestarse este 27 de noviembre, en viernes negro, el día de compras más ocupado del año.

Su meta es demostrarle a la comunidad que la compañía “les arrebató” sus empleos por querer sindicalizarse.

Hace siete meses, Wal-Mart Stores Inc, cerró las puertas de su almacén en Pico Rivera señalando problemas de tubería. Casualmente, al mismo tiempo otros cuatro almacenes en Texas, Oklahoma y Florida cerraron sus puertas citando el mismo problema.

Un total de 2,200 trabajadores perdieron sus empleos, 530 de ellos pertenecían al almacén de Pico Rivera. La empresa volvió a abrir sus puertas a finales de octubre, pero con nuevos empleados.

Ahora, “estamos exigiendo que los afectados puedan regresar a sus empleos sin represalia alguna, con mejoras salariales y beneficios”, dijo Omar Mart¿nez, del departamento de comunicaciones del sindicato de trabajadores UFCW.

No obstante, de unos 100 trabajadores que en octubre sometieron una petición para obtener sus empleos de nuevo, menos de cinco fueron contratados, lo que deja a muchas familias sin dinero para sustentarse”, dijo Julia Sánchez, quien perdió su empleo tras el cierre.
.
“Los consumidores de Walmart en Pico Rivera y en toda la nación merecen saber la verdad. Walmart pone sus ganancias por encima de la gente a tal grado que cierra sus puertas para castigar a aquellos que hablan sobre sus tácticas laborales injustas”, sostuvo Sánchez, quien ahora obtiene desempleo.

Asimismo, Denise Barlage, otra ex trabajadora que llevaba nueve años trabajando para la compañía, dijo que se negará a morirse de hambre mientras la empresa continúa haciendo una fortuna a costa de los trabajadores.

“Yo trabajé para la tienda de Pico Rivera, donde siempre escuché a la mayoría de mis compañeras madres solteras tener que decidir entre quedarse sin comer o usar el dinero para pagar su gasolina. Nadie debería tener que hacer esta decisión”, dijo Barlage.

El jueves pasado, decenas de trabajadores de Walmart en Pico Rivera terminaron una huelga de hambre que se llevó a cabo a nivel nacional junto con otros 1,400 participantes.
Respecto a la acción, el alcalde de Pico Rivera, Gregory Salcido, señaló crecer entre una familia con creencias en la sindicalización de trabajadores.

“No hay duda en mi mente que yo tuve la oportunidad de tener un buen hogar, poder asistir a la universidad, vivir en sueño americano y reunirme en solidaridad con los trabajadores, de no ser por los empleos sindicalizados de mis padres. Apoyo la reincorporaciones de todos los trabajadores de Walmart”, dijo Salcido.

Por su parte, Delia García, vocera de la empresa sostuvo que la compañía no tiene un numero especificó de asociados que obtuvieron su empleo de nuevo. Dijo que algunos empleados fueron transferidos como lo pidieron, otros escogieron no formar parte de la empresa y otros regresaron a trabajar aun con mejores posiciones de empleo.

“Hubo un proceso de contrato para todos. Y estuvimos en busca de los más calificados”, dijo García.

“Walmart continuará enfocándose en su compromiso en invertir 2.7 miles de millones durante este año y el próximo en salarios, educación y entrenamiento para nuestros asociados”, destacó.


Anuncio