Anuncio
Share

Ex presidiarios podrían encontrar trabajo fácilmente bajo ordenanza de Los Ángeles

Guadalupe ha obtenido empleo en Homeboy Industries luego de tener antecedentes penales.

Guadalupe ha obtenido empleo en Homeboy Industries luego de tener antecedentes penales.

(Selene Rivera / HOY)

Las personas con historial criminal podrían obtener empleos más fácilmente tras una ordenanza de la ciudad de Los Ángeles que prohíbe a los empleadores preguntar por los antecedentes penales.

El proyecto fue aprobado por e Comité de Desarrollo Económico y avanza al concilio de la ciudad. Sin embargo, algunos negocios se muestran descontentos.

La ordenanza restringe a los empleadores de preguntarle a la gente sobre su historial durante las primeras etapas de reclutamiento hasta que ya les hayan otorgado el puesto.

Asimismo, los negocios deben anular de sus formularios la cajita que pregunta a los potenciales trabajadores si alguna vez han tenido problemas con la ley.

Esta medida solo se podrá aplicar en aquellos negocios con más de 10 empleados, según documentos de la ciudad.

“Durante mucho tiempo, se ha producido la discriminación en el empleo en base a los antecedentes penales”, dijo el concejal Curren Price, que preside el Comité para el Desarrollo Económico y quien es el autor de la moción.

“Hoy en día, estamos enviando un mensaje claro de que no es moralmente correcto negar un trabajo únicamente a causa de los errores del pasado… Los solicitantes calificados deben ser juzgadas en base a sus conocimientos y experiencia por sí sola”, agregó el concejal.

Price recalcó que las estadísticas del Instituto Nacional de Justicia
muestran que la probabilidad de una oferta de trabajo desciende un 50 por ciento si un solicitante tiene antecedentes penales.

Bajo la ordenanza, el empleador tiene la última palabra aunque debe de proveer justificación del por qué no le ofreció el puesto a cierta persona con record. Todo empleado que viole la ley, podría enfrentar de 500 a 2 mil dólares en penalidades.

José Osuna, director de asuntos externos de Homeboy Industries, la cual emplea a unos 210 trabajadores que han tenido algún problema con la ley, la ordenanza es necesaria para evitar la reincidencia a las cárceles y para que las personas con antecedentes puedan ingresar a la sociedad de forma productiva.

“Estas personas que salen de la cárcel o la prisión no solamente enfrentan el rechazo por su record criminal sino también compiten con la gente ya desempleada con record limpio”, dijo Osuna, en una entrevista con esta publicación.

“Algunos vienen aquí después de haber llenado docenas de aplicaciones sin respuesta alguna. Otros vienen con miedo de llenar la aplicación porque temen ser rechazados después de llenar la cajita en blanca que pregunta si has sido un delincuente”, indica Osuna.

Para Alfonso R., un dueño de negocio de comida quien no quiso revelar su apellido, la ordenanza es “buena, pero al mismo tiempo puede lastimar el negocio”.

“Yo quiero estar seguro que antes de ofrecer un puesto, mi empleador no fue ladrón, drogadicto o agresivo contra otros al cometer un crimen… No quiero estar cuidándome la espalda por ocho horas siete días a la semana.

La medida forma parte de un esfuerzo nacional del presidente Barack Obama que pide la anulación de la caja para darle a los ex presidiarios otra oportunidad.

En el estado de California ya existe una ley que “prohíbe la caja” en los documentos para solitar trabajo. La medida fue firmada en julio del 2014 por el gobernador Jerry Brown. Sin embargo, no todos los condados o regiones respetan o conocen la ley.

Varias organizaciones sin fines de lucro como A New Way of Life, LA Voice y Homeboy Industries apoyan la ordenanza.


Anuncio