Anuncio

En defensa de los inmigrantes musulmanes, ACLU emite guía de derechos para los viajeros

Decenas de personas se manifiestan en el Aeropuerto JFK de Nueva York, que ha sido el centro neurálgico de protestas.

Decenas de personas se manifiestan en el Aeropuerto JFK de Nueva York, que ha sido el centro neurálgico de protestas.

(Archivo/Hoy)

Las protestas por la prohibición al ingreso de inmigrantes de Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen fueron respaldadas por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), organización que emitió una guía sobre los derechos de los viajeros al llegar a un aeropuerto local.

Entre el sábado y el lunes, al mismo tiempo que se realizaban las movilizaciones en diferentes aeropuertos, más de 356,306 personas donaron más de 24 millones de dólares a esta entidad, casi siete veces más de lo que recaudaron en el 2015, según un reporte del diario New York Times.

“Juntos recaudamos más de 300 mil dólares para ACLU”, escribió en su cuenta de Twitter la cantante australiana Sia Kate Isobelle Furler. “Gracias por participar en la recuperación de nuestro gran hogar. ¡No te rindas! Resiste”, añadió.

La orden ejecutiva del presidente Donald Trump causó indignación en la población, al cerrarle las puertas a refugiados e inmigrantes de países musulmanes; junto a las protestas surgieron contraataques judiciales y diplomáticos.

Hajira Jilaow, oriunda de Somalia, ha estado en Nairobi, la capital de Kenia, junto a sus seis hijas en espera de emigrar a Estados Unidos, después de salir de un campo de refugiados en un vuelo financiado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Nosotros tenemos todos los documentos, somos refugiados verdaderos”, dijo Jilaow consternada por la decisión de la Casa Blanca, quien ha estado en espera de llegar a esta nación por cinco años.

“Estoy impactada. Solía oír que Estados Unidos siempre protege a las personas vulnerables y se preocupa por los derechos humanos. Pero no creo que eso sea cierto ahora, ya que esto nos pasó a nosotros”, agregó la refugiada.

Este es uno de los testimonios documentados por ACLU con los que expone el caos generado por Trump el viernes anterior, cuando prohibió por 90 días el ingreso de las personas de siete países musulmanes, mientras que para los sirios la suspensión era indefinida.

A iniciativa de esta organización, luego de la detención de Hameed Khalid Darweesh al aterrizar en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, en Nueva York, se impugnó la orden ejecutiva y la jueza de la Corte Federal de Distrito, Ann M. Donnelly emitió una suspensión.

“La motivación tras esta orden ejecutiva fue discriminatoria. Fue una prohibición a la entrada de musulmanes disfrazada como una medida de seguridad nacional”, manifestó Anthony Romero, director ejecutivo de ACLU.

Asimismo, destacó que la iniciativa de Trump violaba las cláusulas constitucionales de Debido Proceso e Igual Protección. “Estados Unidos es nación gobernada por el estado de derecho y no por la voluntad inflexible de un hombre”, apuntaló sobre la victoria.

La entidad no tiene disponible un reporte de denuncias; sin embargo, está promoviendo la guía de derechos para evitar que inmigrantes de esos países, quienes cuentan con residencia permanente en la Unión Americana o poseen visas válidas, no tengan problemas al ingresar.

Con base a preguntas y respuestas, la guía denominada “Conoce tus derechos” detalla que en un aeropuerto se puede encontrar a agentes de aduanas, inmigración y de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA).

De igual forma, explica que los agentes tienen el derecho de inspeccionar, dejar pasar y preguntar por el estatus migratorio.

¿Qué pasa si es seleccionado para una entrevista larga? Los estadounidenses tienen derecho a tener un abogado para cualquier cuestionamiento, ese derecho aplica a los que no son ciudadanos “si las preguntas se refieren a algo que no sea su estatus migratorio”.

Además, el viajero puede preguntar a un oficial si le permite contestar el interrogatorio extendido en un momento posterior, pero la solicitud puede o no ser otorgada.

“Si usted no es un ciudadano estadounidense y un oficial dice que no puede venir a los Estados Unidos, pero teme que sea perseguido o torturado si es enviado de regreso al país de donde vino, dígale al oficial de su miedo y diga que quiere asilo”, agrega la guía.

Las detenciones, entretanto, no se han cuantificado. Por esa razón, Romero exhortó a la comunidad a que se comuniquen con ACLU para reportar casos que no han trascendido.


Anuncio