Anuncio

Empuje religioso en contra del plan ‘carga pública’ en último día de comentarios: ¿Qué pasa ahora?

(Getty Images)

Varios líderes de diferentes credos y religiones se unieron para pedir un alto al plan de “carga pública” en último día de comentarios.

Este lunes marca el final del período de 60 días para “comentarios” sobre la propuesta del presidente Donald Trump, que impide la residencia a las personas que hayan pedido ciertos servicios gubernamentales.

Ahora el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) debe de revisar antes de publicar la regulación final.

La voz de oposición de más de 1,000 activistas religiosos de 50 estados, también se revela a través de una carta contra cualquier aumento masivo de gastos para detenciones y deportaciones de inmigrantes, la creación de una muralla en la frontera y el maltrato de los indocumentados que están pidiendo asilo en la frontera.

El presidente ha amenazado con cerrar el gobierno si no recibe un pago inicial de $5 mil millones para el inicio de su muro, además de fondos para la enorme expansión de las camas de detención de inmigrantes.

“Sé que es mi responsabilidad moral hablar en voz alta”, dice Imam Ali Siddiqui, presidente de Inter-Faith Association of Norco-Corona, firmante de la carta.

“Nadie deja su hogar y patria ancestral y camina miles de millas [solo] para buscar asilo. Cuando los entornos sociopolíticos se vuelven tan corrosivos e insoportables que dejan todo atrás en busca de comunidades amigables y acogedoras, Dios nos ordena dar la bienvenida a los extraños, dar agua a los sedientos, alimentar a los hambrientos y proteger a los débiles y oprimidos”, sostiene.

La rabina Hannah Goldstein, de Temple Sinai, en Washington, D.C., añade que el Congreso debe manejar esta “emergencia moral”.

“Como judíos, las imágenes de personas que llegan a nuestras fronteras en busca de refugio son muy familiares. En un momento en que la retórica deshumanizadora es un lugar común, cuando los inmigrantes viven con miedo, cuando perpetuamos el mito de que una frontera militarizada es la única forma de encontrarnos con aquellos que huyen de sus hogares, necesitamos reconectarnos con nuestra humanidad y moral”, asevera.

Por su parte, la reverenda Leslie Copeland-Tune, directora de los Días de Defensa Ecuménica para la Paz Mundial con Justicia, declara que los políticos deben empezar a trabajar en una reforma instando al “Congreso a que ponga fin a esto. Deje de expandir los fondos para una frontera militarizada, más deportaciones y detenciones”.

La carta, patrocinada por LA RED, una campaña de Fe en Acción, describe tres pasos que el Congreso debe tomar de inmediato:

  • Denunciar y condenar la retórica que deshumaniza cualquier parte de nuestra familia humana;
  • Reducir la financiación para el DHS, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) y la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) de Estados Unidos;
  • Hacer comentarios públicos contra el cambio propuesto en la política pública con respecto a la “carga pública”, que es un paso más en el proceso de vilipendiar y castigar a los inmigrantes, independientemente de su estado.

Los líderes religiosos también responsabilizan al Congreso por la barandilla, para resolver la ansiedad de los beneficiarios de DACA y TPS que viven legalmente en Estados Unidos, pero con futuros inciertos debido a los intentos de la administración de terminar sus programas temporales y deportarlos.
Hasta ahora, más de 150,000 comentarios se han enviado por correo a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS), se han enviado en línea a Regulations.gov. Si bien la mayoría de los comentarios aún no se han publicado públicamente en línea, la mayor parte de la actividad en torno a la propuesta proviene de grupos pro inmigrantes.

¿Qué pasa después de los 60 días de comentarios?

Deliberación interna: durante los próximos meses, el DHS lee todos los comentarios públicos, prepara una respuesta a cada preocupación importante y posiblemente realiza cambios en su plan regulatorio y análisis de impacto económico.

Este proceso generalmente toma mucho tiempo: seis meses serían muy rápidos en términos de agencias federales, y más de un año no es raro.

Regla final: DHS publica una regla “final” en el Registro Federal. Este documento establece los cambios finales que DHS hará al Código de Regulaciones Federales.

DHS puede decidir cambiar el curso de su regla inicial propuesta, o adoptar el mismo idioma que antes. De cualquier manera, el DHS debe proporcionar una justificación detallada de por qué eligió seguir o ignorar los comentarios públicos que recibió.

La regla final tendrá una “fecha de vigencia”, que generalmente ocurre de 30 a 60 días más tarde, momento en el cual la regla se convierte en ley, asumiendo que no está bloqueada por un juez en una demanda federal.


Anuncio