Anuncio

Empujan implementación de ley para evitar asesinatos y homicidios durante la depresión posparto

(Getty Images)

Una de cada siete mujeres de California sufre de depresión, ansiedad o ambas, mientras están embarazadas o después de dar a luz, lo que afecta negativamente a la madre y al bebé. A pesar de esta alta prevalencia de problemas de salud mental, pocas mujeres reciben tratamiento.

Olivia Gutiérrez no sabía que padecía de depresión posparto hasta que tuvo a su segundo hijo. En ambos casos, la madre ahora 30 años de edad, pensó en quitarse la vida junto a sus hijos.

“Muchas mujeres como yo sufrimos en silencio, ya que en la cultura latina especialmente el nacimiento es una etapa de felicidad, pero muchos no saben que muchas mujeres enfrentan trastornos mentales”, dice Gutiérrez.

“Es necesario que los hospitales y clínicas hablen del tema cuando la mujer está embarazada, y le den ayuda después de haber dado a luz. Se escuchan muchas historias de madres que matan a sus hijos y la gente critica, pero no saben qué puede estar pasando en el cerebro de una mujer mentalmente enferma”, agrega la residente de Los Ángeles.

En apoyo a las madres de familia y reconociendo que no existe mucha ayuda sobre el tema en California, surge la medida AB-3032, la cual requerirá que los hospitales y otras instalaciones con unidades perinatales desarrollen programas educativos sobre trastornos del humor materno, incluida la depresión posparto.

Los programas serian dirigidos a las madres y el personal que trabaja con ellas.

“La depresión posparto es una afección grave, y con este paquete de medidas integrales podemos lograr importantes avances en el apoyo a las personas y familias que atraviesan estos tiempos difíciles”, sostiene el asambleísta Jim Frazier.

El político cuenta la historia de Ed Pagett, un residente del condado de Orange que perdió a su hija, Charlene, y su hijo recién nacido, debido a la depresión posparto.

Charlene había dado a luz a un hijo un año antes, y ella y su esposo, Ken, estaban “encantados” de estar esperando otro hijo.

Fue un embarazo fácil por todas las apariencias y un niño sano por nacimiento natural. Entonces, inesperadamente, Charlene desarrolló signos de depresión, que Ken ocultó del resto de la familia a petición suya.

Cuando finalmente Ken reveló a Pagetts que algo andaba mal, trataron de hacer que Charlene recibiera asesoramiento, pero tuvieron que esperar varios días para concertar una cita.

Antes de la primera cita, ella tomó la vida de su hijo recién nacido y luego la suya propia.

“Tenía lágrimas en los ojos después de escuchar la historia del señor Pagett”, dice Frazier.

El asambleísta sostiene que este tipo de testimonios dejan en claro la necesidad de que los hospitales, donde se produce el 99 por ciento de los nacimientos en California, eduquen a las madres y sus seres queridos sobre los problemas de salud mental materna y cómo detectar los signos de peligro de la depresión posparto.

El problema de los trastornos en la maternidad es prevalente, en el Condado de Los Ángeles anualmente hay 130,000 nacimientos, más de 20 por ciento de los casos las mujeres experimentan algún tipo de trastorno, especialmente la comunidad de bajos recursos, según el Departamento de Salud Pública del condado.

Sin embargo, aunque las estadísticas son elevadas, a un gran número de madres no se les pregunta si necesita consulta mental, señala Johanna Bloomfield, directora de pólizas del Equipo Especial de Salud Mental Perinatal del Condado de Los Ángeles (LACPMHT)

“Sabemos que muchas madres necesitan ayuda, pero aún no tenemos los recursos suficientes para lidiar con el desorden. Ni siquiera los profesionales saben dónde referir a las señoras que muestran los síntomas”, dice Bloomfield.

Frazier enfatiza que investigaciones han demostrado que los trastornos de salud mental materna son una complicación común del embarazo y el parto, y ocurren en una de cada cinco o siete mujeres embarazadas o nuevas madres.

“Los hospitales con unidades perinatales sirven como entornos ideales en los que los pacientes pre y posparto pueden ser revisados, y controlados regularmente por profesionales de la salud que supervisan el cuidado tanto de la madre como del bebé”, dijo el asambleísta.

La AB-3032 alienta a los hospitales de maternidad a desarrollar programas para abordar la creciente prevalencia de la depresión posparto. El proyecto de ley tiene como objetivo cerrar la brecha entre las familias y los proveedores de atención médica.

La medida fue aprobada por el Senado y la Asamblea, solo se espera la firma del gobernador Jerry Brown para su aprobación final.

Varios grupos como Maternal Health Now y California 2020 Mom.


Anuncio