Anuncio
Share

Empujan clínicas móviles para facilitar atención rápida en Los Ángeles

(Los Angeles Times)

Con más de 400,000 llamadas para los servicios médicos de emergencia durante el 2017, la junta de supervisores de Los Ángeles empuja un esfuerzo para lanzar clínicas móviles en vecindarios donde la comunidad tiene menos acceso a los hospitales de la región.

Parte de la meta es aliviar los departamentos de emergencias atestados, según una moción presentada por la supervisora Kathryn Barger, y aprobada por la junta este miércoles.

“Las ampliaciones en las unidades paramédicas y camas del Departamento de Emergencia no han podido mantenerse al ritmo de la creciente demanda de sus servicios”, escribe Barger en la moción.

“Nuestras unidades paramédicas están cada vez más ocupadas, y nuestros Departamentos de Emergencia funcionan a su capacidad o por encima de esta la mayoría de los días. Nuestra red de seguridad carece de capacidad de aumento, e incluso un aumento previsible en el volumen de pacientes en una temporada de gripe, es suficiente para poner en peligro nuestro sistema y la salud de la comunidad”, agrega la moción.

De acuerdo a David Richardson Jr., jefe de bomberos del condado de Los Ángeles, es necesario buscar otros medios para proveer servicio al paciente fuera de los hospitales, ya que los funcionarios del 911 esperan un aumento de llamadas de emergencia durante el 2018.

“El sistema 911 se está convirtiendo en el proveedor de atención médica predeterminado”, dijo Richardson durante la aprobación de la moción.

Aunado a ese problema, la ley estatal les exige a los paramédicos dirigirse a una sala de emergencias tras atender a un paciente, a veces esperando durante horas a que el paciente sea atendido antes de poder volver a trabajar respondiendo a otras llamadas, señala Clayton Kazan, director médico del departamento de bomberos.

De hecho, “un centro de atención urgente sobre ruedas” es un concepto que el condado está evaluando ya en el Valle del Antílope, añade Kazán enfatizando que “el modelo completo de servicios de salud debe cambiar”.

Kazán agrega que las salas de emergencia no están bien equipadas para tratar el abuso de sustancias, y que el personal puede ofrecer solamente apoyo para estabilizar al paciente sin poderlos referir a centros de recuperación.

Un informe sobre la viabilidad de las unidades móviles de salud debe ser devuelto a la junta en los próximos 90 días.


Anuncio