Anuncio
Share

Empujan a universidades de California a que provean a las estudiantes medicamento para abortar

(AP)

El servicio de medicamento gratis para abortar está más cerca para las estudiantes universitarias en California.

En la actualidad, el Senado estatal considera un proyecto de ley que permitiría a las universidades públicas, ofrecer a las estudiantes pastillas para el aborto.

El proyecto de ley SB-320, aprobado a principios de mes por el Comité de Educación, garantiza el acceso a los servicios de aborto con medicamentos en los campus universitarios, para estudiantes que puedan quedar embarazadas y que busquen interrumpir su embarazo durante las primeras diez semanas.

La oficina de la senadora Connie Leyva (D-Chino), quien introdujo la medida, sostiene que las píldoras abortivas se sumarían a servicios como anticoncepción y consejería sobre opciones de embarazo, que ya se ofrecen en los planteles.

“Todas las mujeres en California, incluidas las estudiantes de las universidades públicas, tienen el derecho constitucional de acceder a la terminación segura y oportuna del embarazo temprano”, dijo la legisladora.

“La SB-320 garantiza que las estudiantes universitarias puedan recibir servicios integrales de atención médica en los planteles, lo que incluye recibir servicios seguros de aborto con medicamentos sin retrasos u obstáculos innecesarios”, aseveró Leyva.

A juicio de la senadora, el momento más seguro “para poner fin a su embarazo es dentro de las primeras diez semanas, por lo que es esencial minimizar las demoras innecesarias para acceder a esa atención”.

El proyecto de ley está respaldado por el Women’s Policy Institute y ACCESS Women’s Health Justice, entre otros grupos.

“La ley ayudará a fomentar un ambiente de apoyo, donde las estudiantes puedan concentrarse en sus estudios, tener una asistencia médica verdaderamente integral y evitar la carga financiera, logística y emocional”, según un comunicado de la organización California Latinas for Reproductive Justice

“El acceso a la atención integral de la salud reproductiva es especialmente importante en la comunidad latina, que tiene uno de los niveles más bajos de acceso a los servicios de salud reproductiva y experimenta mayores disparidades en materia de salud reproductiva”, señala el comunicado.

Gabriela Castillo, directora del programa ACCESS, explicó que su agencia recibe muchas llamadas de estudiantes que necesitan ayuda para acceder a la atención de salud reproductiva, destacando que muchas deben dejar la escuela para acudir con los expertos.

“Faltar a la escuela y trabajar para viajar durante horas para llegar a una clínica, es aún más difícil para las estudiantes universitarias de bajos ingresos o de primera generación, que ya están superando obstáculos para perseguir sus sueños”, aseguró Castillo.

“Todos los estudiantes merecen la capacidad de planificar a sus familias y alcanzar sus metas”, demandó.

Los medicamentos para la terminación temprana del embarazo son seguros y efectivos, asegura el proyecto de ley SB-320.

La medicación se administra en dos pastillas. La primera píldora se toma en compañía del proveedor médico y la segunda píldora se envía a casa con el paciente para que tome 24 horas más tarde.

Además, se destaca que La mayoría de los pacientes puede regresar a sus actividades normales en uno o dos días.

Se realiza una cita de seguimiento durante una o dos semanas después de la cita inicial con el proveedor, para confirmar la interrupción exitosa del embarazo.

El aborto con medicamentos tiene una tasa de éxito de más del 95 por ciento, y existen eventos adversos graves solo en el 0.5 por ciento de los procedimientos.


Anuncio