Anuncio
Share

“Me decían que soy racista o una vendepatria”: los latinos que celebran el triunfo de Trump

Jazmina Saavedra, residente en el Sur de California, se involucró por primera vez en una campaña política para defender sus valores.

Jazmina Saavedra, residente en el Sur de California, se involucró por primera vez en una campaña política para defender sus valores.

(Cortesía)

La celebración por el triunfo de Donald Trump en las elecciones continúa entre sus seguidores. Jazmina Saavedra, originaria de Nicaragua, no solo se quedó afónica por el festejo, ahora se prepara a asistir a la toma de posesión del candidato republicano programada para el 20 de enero.

“Él sabe que ‘Latinos por Trump’ existe y hemos sufrido discriminación para ganar los votos, por eso quiere conocernos”, explicó la empresaria, de 47 años de edad, que desde abril incluso descuidó su negocio para involucrarse en la campaña con un rol activo en las redes sociales.

“Estoy emocionada”, agregó Saavedra, destacando que en las últimas 72 horas ha dormido poco, en parte para movilizar a los electores y luego para celebrar la victoria. “Cuando supimos que era el presidente electo le dimos gracias a Dios porque ha tenido misericordia de América”.

Esta mujer, de 1.67 metros de estatura y tez clara, llegó con residencia al Sur de California en 1988. En su natal Managua vivió el conflicto armado. “Sé lo que significa el miedo y el terror”, aclaró. En los comicios del 2000 votó por primera vez en esta nación, dando su respaldo a George W. Bush.

Desde entonces ha votado por el partido republicano, sin embargo esta vez se involucró en la campaña porque “se despertó en mí el querer defender mis principios morales, en Estados Unidos hemos perdido nuestros valores familiares y religiosos, hemos cedido terreno”.

A su juicio, el trabajo de hormiga que realizaron funcionó. “Llevamos información importante por medio de las redes para cambiar el voto de muchas personas que estaban en el closet, porque el voto dormido fue el que hizo la diferencia, que estaba con temor de expresarse públicamente”.

A nivel del Condado de Los Ángeles, la candidata Hillary Clinton obtuvo 1.6 millones de votos (71.48%), mientras que el candidato republicano alcanzó 525,308 (23.45%).

En todo el Estado Dorado, los electores que se inclinaron por el partido demócrata fueron 5.4 millones (61.5%), en cambio 2.9 millones apoyaron a Trump (33.2%).

“Hasta que el triunfo fue oficial hubo muchos momentos en que la piel se me ponía de gallina, era difícil de creer, porque fue contra todo pronóstico, incluso el partido republicano no lo pudo parar”, comentó Saavedra, detallando que ella misma tuvo que ignorar muchas críticas.

“Me decían que soy racista o una vendepatria”, señaló sobre los comentarios más livianos que le indilgaron, algo que ella cree no tiene ningún sustento, por lo que no prestaba atención a los improperios. “Como decía ‘Don Quijote’ si los perros ladran es porque vamos avanzando”.

La activista, por su parte, descarta que Trump realice deportaciones masivas, como se ha propagado entre la comunidad.

“No se esperan deportaciones masivas, las deportaciones van a comenzar en las cárceles, sacando a los delincuentes, la gente trabajadora no tiene porqué temer”, aseguró.

Cuando han pasado cerca de 48 horas desde el triunfo electoral, Saavedra sigue tomando medicamentos para recuperar su voz, pero considera que todo el esfuerzo valió la pena.

“El 20 de enero vamos a estar en la Casa Blanca, vamos a tener nuestras credenciales para estar ahí”, dijo con emoción porque se considera parte del triunfo. “Mi satisfacción es que América va a ser una América próspera otra vez”, concluyó.


Anuncio