Anuncio
Share

En medio de la controversia, votantes decidirán el uso recreativo de la marihuana en California

Lannette Davies, directora del negocio de marihuana Canna Care, votará en contra de la proposición 64 en noviembre.

Lannette Davies, directora del negocio de marihuana Canna Care, votará en contra de la proposición 64 en noviembre.

La experiencia con uno de sus dos hijos le dejó un sabor agridulce. Claudia Flores, residente en West Covina, es madre de dos muchachos, uno de 21 y otro de 19 años de edad. En medio de una situación familiar complicada, el menor de ellos entró en contacto con las drogas.

“Aunque estemos sobre ellos, cuando buscan la aceptación de sus amigos, terminan usando la marihuana y ésta es la puerta a otras drogas”, valoró Flores, destacando que tuvo que actuar con celeridad, pero considera que el riesgo es permanente porque en la calle están expuestos a todo.

Esta madre de familia se muestra preocupada por la proposición 64, que en las elecciones del 8 de noviembre los votantes en California decidirán el uso recreativo de la marihuana, droga que desde 1996 tiene autorización para utilizarse por razones médicas, siendo el primer estado que la reguló.

En la actualidad, en estados como Colorado, Washington, Oregon, Alaska y el Distrito de Columbia, es permitido el cultivo y consumo para uso recreativo, el mismo camino que los californianos van a determinar, y que defensores y opositores se han dado a la tarea de poner en la opinión pública.

Gavin Newson, exalcalde de San Francisco y actual vicegobernador de California, es de los partidarios del sí en la campaña. En sus palabras, se distancia de los que están a favor, pero coincide con suspender la prohibición porque considera que “es un asunto de justicia social”.

Se estima que el Estado Dorado ingresaría alrededor de 1,000 millones de dólares anuales en impuestos si esta proposición se convierte en ley. En ese sentido, Newson detalló que el 60% se utilizará para programas de prevención, el 20% en el medio ambiente y otro 20% para agencias estatales.

“La droga es conseguida más fácilmente que el alcohol”, aseguró el funcionario, y si la venta se realiza en la calle los distribuidores no cuidan a los niños y jóvenes, no cuidan la calidad del producto que venden. “La prohibición está devastando a nuestras comunidades”, subrayó.

A juicio de Armando Gudiño, director de política de Drug Policy Alliance, prohibir la marihuana es un fracaso, porque esto ha desembocado en el encarcelamiento indiscriminado de las comunidades de color, es decir los afroamericanos y latinos. “La aplicación de la ley ha sido injusta”, valoró.

En ese sentido, resaltó que anualmente en todo Estados Unidos van a prisión 1.5 millones de personas relacionadas por las drogas. Esa política desaparecería si se aprueba la proposición 64, porque un joven no podría ser arrestado por poseer marihuana, además se les podrá dar asistencia.

“Los programas que existen son caros, así que por primera vez vamos a empezar a ver programas para ayudarlos”, señaló Gudiño.

Entretanto, en la California Growers Association las opiniones están divididas. Este grupo representa a 770 activistas y cultivadores de marihuana. En una encuesta que realizaron entre los miembros el 31% se opone, 31% la apoya y 38% están indecisos. La postura de la gremial es neutral.

En cambio, en una encuesta del diario Los Angeles Times/USC Dornsife reveló que el 58% de los votantes se muestran a favor.

Luis Alvarado, portavoz de la campaña que se opone a la proposición, manifestó que si la droga se vende con fines recreativos con mayor facilidad, teme que el consumo entre los menores de 21 años de edad aumente también, y considera que los fondos que se generen no van a reparar los daños.

“Si fumas cigarro te dañas los pulmones, si tomas alcohol te dañas el hígado y si fumas marihuana te debilita el desarrollo mental”, comparó el portavoz, además, cree que el mayor peligro es que los negocios promuevan la drogra con paletas y chocolates para que sea del interés de los menores.

“Estamos ganando financieramente a costa de otros”, agregó Alvarado. En la ciudad de Tustin piensa que no van a instalar dispensarios, pero en Pico Rivera, Maywood y Huntintong Park van a poner 50 ó 100. Si se aprueba “California lastimaría el esfuerzo de levantar a nuestras comunidades”.

A criterio de Kevin Sabet, co-fundador de Smart Approaches to Marijuana (SAM), otra preocupación es que no se podrá regular la publicidad adecuadamente, asimismo plantea que habrá mayor peligro en las carreteras basado en un estudio del High Intensity Drug Trafficking Areas (HIDTAs).

El HIDTAs reveló que el porcentaje de víctimas en California aumentó en 17%, como resultado de conductores que han dado positivo a la marihuana. Asimismo, la tasa global aumentó en 22% en choferes que manejaban un auto bajo los efectos de esta droga.

“El mayor problema es el aumento [de casos] de conducir drogados”, subrayó Sabet, destacando que en Colorado desde que se legalizó la marihuana es ahora el estado número uno en los Estados Unidos para el uso de esta droga en los jóvenes.

“Si se legaliza la marihuana recereativa se convertirá en mucho más accesible no solo a los usuarios menores de edad, sino a todos”, agregó el opositor a la proposición.

La proposición 64, según diferentes reportes, podría convertir a California en un centro clave de producción de marihuana.

En el 2015, las ventas de marihuana medicial ascendieron a 2,700 millones de dólares. De acuerdo a la firma ArcView y New Frontier al combinarse ese mercado con el de la producción recreativa se podría duplicar los ingresos.


Anuncio