Comunidad salvadoreña en Los Ángeles festeja el triunfo de Nayib Bukele

Comunidad salvadoreña en Los Ángeles festeja el triunfo de Nayib Bukele

El precedente que estableció El Salvador, al elegir como presidente a un joven político, Nayib Bukele, que se arropó en las redes sociales y que utilizó el descontento popular, por la condución del país que hicieron partidos de derecha e izquierda en los últimos 30 años, fue celebrado a lo grande en California.

“Si se pudo, si se pudo”, gritaban los simpatizantes de Bukele, de 37 años, en el Valle de San Fernando, por el triunfo del presidente electo que se convertirá en el jefe de Estado más joven. “Nayib presidente”, agregaban con algarabía en un salón tapizado con fotografías del exalcalde de San Salvador.

El publicista y empresario, que inició su carrera política en el 2012 en el rural municipio de Nuevo Cuscatlán, en el departamento de La Libertad, se erigió en presidente de El Salvador después de obtener, este 3 de febrero, más de 1.2 millones de votos, más de 500 mil votos arriba del segundo lugar.

El impacto que Bukele generó entre la población es un fenómeno, porque capturó votantes de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha) y del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), en el poder, así como de gente que estaba ajena al proselitismo.

“Hemos trabajado de mil maneras para apoyar este movimiento, que Nayib nos dijo que era del pueblo y el pueblo fue el que tomó la decisión”, manifestó Randú de Jesús Calderón, uno de los promotores de la iniciativa Nuevas Ideas en L.A., quien se involucró desde finales de 2017 como activista.

“Muchos salvadoreños que nunca habíamos estado en política decidimos apoyar a Nayib porque creemos en él”, señaló Calderón, quien tiene mucha esperanza en que el nuevo mandatario ataque los problemas de esa nación. “Estoy muy feliz de que se haya logrado ese gane en primera vuelta”, añadió.

Antes de la medianoche de L.A., y después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunciara el escrutinio preliminar, el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), en el que se inscribió Bukele para competir, tenía una ventaja inalcanzable para sus oponentes.

Después de procesarse el 99.94% de las actas, Bukele alcanza el 53.027% de los votos a su favor, con un total de 1,388,009 sufragios.

Entretanto, Carlos Calleja, candidato del partido ARENA y sus aliados, obtiene el 31.775% de los sufragios (831,726) y, en tercer lugar, Hugo Martínez (FMLN) logra el 14.418% (377,404); en último lugar, aparece Josué Alvarado, del partido VAMOS, con el 0.78% (20,423 votos).

“Ando ahorita sin uñas, porque me las comí durante el día, de nervios”, dijo Irma Gálvez, emocionada por los resultados. “Tener el triunfo es algo soñado, algo histórico, algo que no lo puedo explicar, por toda mi gente, por todos esos salvadoreños que estamos fuera”.

Desde octubre de 2018, Gálvez se sumó a este movimiento ciudadano y ahora que Bukele fue electo, considera que van a trabajar de la mano y ella tiene claro las áreas en la que se debe enfocar.

“Sería la inseguridad que el país vive, que podamos tener mejores estilos de vida por la gente que tenemos allá, que todo cambie, que haya nuevo sistema de salud, de pensiones, de sueldos; que nuestra gente pueda estar un poco más desahogada para no tener que salir de nuestro país”, puntualizó.

La autoridad electoral y los protagonistas

En conferencia de prensa, transmitida en cadena de radio y televisión en El Salvador, Julio Olivo, presidente del TSE anunció antes de las 10 de la noche (hora salvadoreña) que la tendencia en el escrutinio era irreversible, porque eran resultados “que marcan una tendencia definitiva”.

El escrutinio definitivo iniciará 48 horas después del evento electoral, según lo establece la ley. Los datos del escrutinio preliminar, dijo Olivo, se tienen que verificar y confrontar.

Al tener la posición de la autoridad electoral, Bukele se dirigió a la prensa declarándose ganador.

“Hoy ganamos en primera vuelta e hicimos historia, hoy logramos más votos que ARENA y el FMLN juntos, más que todos los partidos políticos del país juntos”, dijo el presidente electo, quien deberá asumir el poder Ejecutivo el 1 de junio próximo.

“Gracias a todos los salvadoreños, gracias a todos lo que votaron por nuestra opción, gracias a todos los que salieron a votar independientemente sus preferencias partidarias, gracias a los miles de salvadoreños que estuvieron que y todavía están defendiendo cada voto, cada acta, esperando que se transmita las ultimas actas al TSE, a pesar que ellos saben que la tendencia es irreversible”, manifestó Bukele.

Los otros candidatos, Carlos Calleja y Hugo Martínez, reconocieron la derrota.

“Lo que nos corresponde ahora es reconocer los resultados”, dijo Martínez.

Calleja, por su parte, dijo que va a regresar a su trinchera, al sector privado, en el que estaba antes de incursionar en el proceso interno del partido ARENA.

“Vamos a llamar al presidente electo para desearle la mejor suerte en los desafíos y los retos que enfrentamos para el bien de todos los salvadoreños”, dijo el candidato que quedó en segundo lugar.

Según el escrutinio preliminar, la participación de votantes ascendió a poco más de 2.6 millones. Y algo que caracterizó estos comicios es el alto ausentismo, pues del padrón electoral tan solo el 44.64% emitió su sufragio, mientras que el 55.36% no acudió a las urnas.

En las elecciones presidenciales del 2014, en la segunda vuelta votaron más de 3 millones de personas y el abstencionismo fue del 60.90%, cuando Salvador Sánchez Cerén (FMLN) venció a Norman Quijano (ARENA). En ese evento, el izquierdista ganó con tan solo 6,364 votos más que su adversario.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°