Anuncio

El reciclaje y amor a la naturaleza le otorgan 40 mil dólares para sus estudios

Sandra Amezcua ya puede asistir a la universidad.

Sandra Amezcua ya puede asistir a la universidad.

(Elisa Ferrari )

Desde pequeña, Sandra Amezcua vio a sus padres inmigrantes reciclar por necesidad.

Durante sus viajes con ellos, la menor descubrió una amplia gama de artículos que se arrojan a la basura y su impacto negativo en el medio ambiente.

El amor por la naturaleza y deseo de cuidarla, ahora le otorga a la joven de 17 años una beca de $40 mil para asistir a la universidad y estudiar ciencias ambientales.

Amezcua fue una de 30 estudiantes de preparatoria, de un total de 2,000 participantes, que fue sorprendida en su escuela por el personal de Edison International, la empresa matriz del Southern California Edison (SCE), para entregarle la suma en un cheque gigante.

Para los padres de la adolescente la beca es un milagro, ya que ellos no cuentan con el dinero suficiente para sostener su educación universitaria.

“Yo soy ama de casa con seis hijos, pero siempre he reciclado para tener ahorros a la hora de sus estudios. Así también, mi esposo sale a reciclar, y también nos ganamos la vida vendiendo comida”, dice Soledad Rocha, madre de la joven estudiante.

Sandra recibe su beca de sorpresa durante clases.

Sandra recibe su beca de sorpresa durante clases.

(Cortesia)

“Es increíble ver cómo del reciclaje ella aprendió de nosotros y ver cómo lleva el tema del ambiente tan en serio que le interesa estudiarlo”, señaló Rocha.

Hace unos meses, Amezcua buscó que su escuela instalara paneles solares para ahorrar electricidad, pero no obtuvo las suficientes firmas para llevar a cabo el cambio.

“Siempre me ha gustado la naturaleza. Todos somos parte de ella y nuestras acciones van ligadas a sus resultados. Ver toda la basura que tiramos es sorprendente, por eso quiero hacer la diferencia al estudiar ciencias ambientales”, indicó la joven.

A la fecha, la estudiante ha sido aceptada para estudiar en las universidades de Stanford, UC Berkeley y UCLA.

“Apliqué para la beca en diciembre y avancé a la final, fue una gran felicidad ver que fui elegida, porque ahora tengo más seguridad financiera. Ese dinero me podrá ayudar en pagar transporte, clases o libros”, agregó.

Sandra desea darle a la comunidad del sur del Monte energía limpia, más áreas verdes, más instalaciones de reciclaje y menos basureros improvisados en los callejones.

“Si todos poco a poco contribuimos a un ambiente más limpio, y dejamos atrás los pensamientos de que por ser pobre no podemos hacer la diferencia, entonces tendremos un impacto pósito”, manifestó.

Pedro Pizarro, presidente y director ejecutivo de Edison International, añadió que como todos los estudiantes elegidos, Sandra obtendrá 10 mil dólares al año por cuatro años como ayuda para su educación.

Desde el 2006, Edison International ha premiado a estudiantes de comunidades de bajos recursos con 8.7 millones de dólares en becas.

“Nuestra esperanza es que esta asistencia pueda hacer una diferencia grande en la vida de los estudiantes que desean entrar en las carreras de matemáticas, tecnología, ciencias e ingeniería”, dice Pizarro.

“En Edison, nuestra misión es apoyar leyes que bajen las emisiones en California el 40% para el 2030, lo que requiere expertos en ingeniería recursos globales, más autos eléctricos y personas con talentos y conocimientos que ayuden a hacer este cambio posible. Los estudiantes son los futuros talentos”, agregó.

Para más información sobre cómo solicitar una beca visite la página web Edison Scholars en: on.sce.com/2gdPRyQ


Anuncio