Anuncio
Share

El peligro de muerte merodea las carreteras en el fin de semana del Día del Trabajo en EEUU

Las inspecciones de sobriedad se implementarán este fin de semana por la amenaza de conductores borrachos en las carreteras.

Las inspecciones de sobriedad se implementarán este fin de semana por la amenaza de conductores borrachos en las carreteras.

(Archivo/Hoy)

El peligro en las carreteras se incrementa en Estados Unidos durante el fin de semana del Día del Trabajo, festividad que obliga a las autoridades a desplegar inspecciones debido al alto índice de conductores borrachos, una de las principales causas de muertes en las autopistas del país.

En el 2015 murieron 35,092 personas en accidentes de tráfico, es decir un promedio de 96 fatalidades al día. En los primeros seis meses del 2016 se reportaron 19,100 muertos en las carreteras, eso significa un promedio de 104 fallecimientos al día.

De acuerdo al Consejo Nacional de Seguridad (NSC), en los tres día que abarca la celebración de ‘Labor Day’ proyectan que al menos 438 personas perderán la vida.

“La gente tiene que entender que conducir borracho y drogado no sólo es ilegal, pero es mortal”, manifestó David Ferry, teniente del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), agencia que tiene programados dos controles para este viernes por la noche y tres más el sábado 3 de septiembre.

Las acciones de la policía, enmarcadas en la campaña de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), buscan reducir las muertes. Cada año, durante el período 2010-2014 fallecieron más de 10,000 personas en todo el país por accidentes con un conductor ebrio.

La NHTSA asegura que en los cinco días del Día del Trabajo del 2014, entre el 29 de agosto y el 2 de septiembre, el 40% de las fatalidades en accidentes de tránsito involucró a un chofer borracho, detallando que el 83% de los casos ocurrieron entre las 6 pm y las 5:59 am.

“Los conductores deben prestar atención”, agregó Ferry en alusión a la forma de manejar su automóvil y a mantenerse alerta a los otros choferes que se encuentran en las carreteras, advirtiendo que si alguien observa a una persona no está conduciendo sobria se reporte al 9-1-1.

“Es importante recordar: no confiar en ti mismo cuando tomas”, señaló el oficial de LAPD al explicar que si un agente de la ley pone a prueba sus habilidades, detectará a los conductores que no están en las mejores condiciones para manejar. “Se darán cuenta y te arrestarán”, subrayó.

Las personas arrestadas, que conducen bajo el efecto del alcohol o drogas, les puede costar aproximadamente 10,000 dólares esa decisión, eso implica el pago por asistencia legal, los costos de la corte y el incremento en el seguro del vehículo.


Anuncio