Anuncio

California sufre las secuelas del ‘gasolinazo’ mexicano

Arturo Aguilar, propietario de la panadería Valle Oaxaqueño, asegura que las tlayudas, mole y chocolate que importa son productos afectados por el aumento al precio del combustible.

Arturo Aguilar, propietario de la panadería Valle Oaxaqueño, asegura que las tlayudas, mole y chocolate que importa son productos afectados por el aumento al precio del combustible.

(Soudi Jiménez)

El aumento al precio de la gasolina en territorio mexicano ya cruzó la frontera y empresarios que dependen de la importación de productos de esa nación experimentan los cambios, adquiriendo los productos a precios más elevados, hecho que afecta sus negocios.

“El incremento en los precios es casi el doble”, manifestó Herminio Medina, propietario de la floristería L.A. Quick Flowers, quien trae desde suelo azteca cerca del 70% de sus productos, en su mayoría rosas y crisantemos. “Algunas flores las compraba antes a $6 dólares, ahora pago diez”.

Como consecuencia, al aplicarle el nuevo precio significa que el consumidor final tendrá que pagar más. “Hay que aumentarle para poder sobrevivir, sino no sale para comer, por eso las ventas están bajando porque el cliente busca donde comprar más barato”, agregó el comerciante.

El empresario Arturo Aguilar, por su parte, compra mole, tlayudas y chocolate en su natal Oaxaca. La dotación de productos que importó a principios de diciembre está por acabarse, eso implica que hará una nueva orden con el aumento de precio que está vigente en el mercado.

“El impacto es por el transporte”, señaló el propietario de la panadería Valle Oaxaqueño, quien cuenta con negocios en México. “Es una realidad que está afectando al negocio de las panaderías, porque los precios de la harina, azúcar y demás ingredientes se fueron arriba”.

Ese impacto se hará notar también en otros productos. En la actualidad, México es considerado el principal exportador del mundo del sector agroalimentario por la cerveza, chiles, tomates, aguacate, zarzamoras y pimientos, además de sandía, tequila, pepino, limón, cebolla y papaya, entre otros.

Entre el 2003 y el 2013, según el Sistema de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), los productos agroalimentarios triplicaron sus exportaciones, al pasar de 8,190 millones de dólares a 24,409 millones. Es de hacer notar que el 75% de esos productos llegaron a Estados Unidos.

A juicio de Tayde Aburto, presidente de Cámara Hispana de Comercio Electrónico, con sede en San Diego, el problema se genera porque en la producción y distribución hay tres o cuatro manos en el proceso, provocando que un pequeño aumento se convierta en miles de dólares al final.

Por esa razón, detalla el empresario que están apostando con los 1,200 miembros de la gremial, entre ellos negocios de exportadores, en colocar directamente los productos en las manos de los comerciantes en suelo estadounidense.

“Cuando hay gasolinazo se ven afectadas las utilidades de los empresarios porque en la importación hay demasiados intermediarios, si allá el costo de producción sube 200 dólares, al traer el producto hasta Estados Unidos puede transformarse en 2,000 dólares o más”, explicó.

A principios de la semana anterior, el precio del litro de gasolina estaba más barata en Estados Unidos. En la ciudades californianas de Caléxico y San Ysidro se encontraba al equivalente de 13.55 y 15.25 pesos respectivamente, mientras en Mexicali y Tijuana a 15.55 y 16.04 pesos, es decir cerca del 5% más cara.


Anuncio