Anuncio
Share

Distrito escolar en La Puente se declara santuario para indocumentados

Los maestros, el personal y los administradores serán capacitados para implementar la política, lo que incluye no preguntar sobre el estado de residencia de un estudiante, antecedentes religiosos u orientación sexual.


Los maestros, el personal y los administradores serán capacitados para implementar la política, lo que incluye no preguntar sobre el estado de residencia de un estudiante, antecedentes religiosos u orientación sexual.

(Los Angeles Times)

A pesar de ser un distrito con apenas unos 4,500 estudiantes y nueve escuelas primarias, secundarias y preparatorias par jóvenes y adultos, el Distrito Escolar Unificado de Bassett se compromete a proteger los derechos de todos los estudiantes indocumentados en su región.

Los funcionarios dan a conocer su postura un poco menos de un mes que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles declarara que va proteger a este sector.

“El distrito se comprometa darle la prioridad a los estudiantes sin importar su estatus migratorio, las creencias religiosas, la nacionalidad, el género y la orientación sexual. Declaramos que todas las escuelas son seguras”, señala una carta.

La Junta de Educación de Bassett Unified aprobó por unanimidad la política del Distrito que se compromete a no extender la información de identificación de estudiantes, familias y empleados que no cuente con documentos legales en el país.

“Una de mis principales prioridades es asegurar que nuestros estudiantes reciban una educación de alta calidad en un ambiente seguro”, afirman Paul Solano, miembro de la Junta de Educación.

“Estoy orgulloso de ser parte de un distrito escolar que protege los derechos de nuestros estudiantes para practicar sus creencias y ser quienes son sin enfrentar la discriminación de nuestra comunidad”, agrega Solano.

La Junta de Educación de Bassett Unified decidió declarar a todas las escuelas del Distrito como santuarios después de escuchar informes en todo el país sobre un gran número de estudiantes de diferentes países que están recibiendo amenazas de deportación de parte de sus compañeros y maestros.

“Somos afortunados de tener una comunidad fuerte y de apoyo donde nuestros estudiantes y sus familias son libres de practicar sus creencias sin temor a discriminación”, dice Solano. “Con esta política establecida en ‘Bassett Unified’, nuestros estudiantes sabrán que siempre serán bienvenidos aquí".

Bassett Unified aumentará las alianzas con organizaciones locales para proveer una variedad de recursos para familias y estudiantes que enfrentan hostigamiento debido a creencias religiosas o raza así como proveerá referencias a grupos comunitarios y organizaciones legales si las familias se enfrentan a la deportación.

Los maestros, el personal y los administradores serán capacitados para implementar la política, lo que incluye no preguntar sobre el estado de residencia de un estudiante, antecedentes religiosos u orientación sexual.

“Bassett Unified celebra la diversidad de nuestra comunidad y la rica lengua y cultura que nuestros estudiantes y familias traen a nuestros planteles”, añade el superintendente Alex J. Rojas. “Esto sólo fortalecerá a nuestra comunidad”.


Anuncio