Anuncio
Share

Brotes de varicela y sarna entre indocumentados detenidos por ICE en prisión de Victorville

(Getty Images)

Cientos de inmigrantes se encuentran en una prisión federal en Victorville; sin embargo, su único delito fue ser indocumentados.

Ahora una demanda en contra de la administración de Donald Trump revela las condiciones inhumanas que viven unos 1,000 inmigrantes detenidos dentro del lugar, en donde las quejas van desde la falta de atención médica y salud mental, hasta brotes de varicela y sarna entre la población detenida.

La demanda, que también va en dcontra el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), fue sometida por la Unión de Libertades Civiles Estadounidense (ACLU), Prison Law Office y el Centro de Educación y Cumplimiento de los Derechos Civiles en el Tribunal de Distrito, en Riverside.

La petición es que el tribunal le ordene al gobierno retirar de inmediato a los detenidos de la Institución Correccional Federal de Victorville.

“La gente no debería ser encarcelada simplemente porque buscan asilo en este país”, dijo Margot Mendelson, abogada de Prison Law Office, un centro legal de derechos carcelarios con sede en Berkeley.

“El gobierno federal está encerrando innecesariamente a estas personas, en una prisión federal de seguridad media y las está privando de las necesidades humanas básicas, como atención médica, alimentos y luz solar”, agregó.

“El objetivo de nuestro juicio es detener de manera inmediata las condiciones inhumanas y degradantes a las que están sujetos estos detenidos en Victorville”, dijo Mendelson.

Al juicio de los demandantes, no hay absolutamente ninguna justificación para “mantener detenidos civiles en estas condiciones punitivas y perjudiciales”.

A principios de junio, ICE se trasladó a las penitenciarías federales en Washington, Oregon, California, Arizona y Texas, alrededor de 1,600 personas que se cree que viven en Estados Unidos de forma indocumentada.

Cerca de 1,000 detenidos han sido llevados a las instalaciones correccionales federales en Victorville, en el Desierto Alto del Condado de San Bernardino.

La demanda alega que los detenidos que intentan buscar ayuda médica a menudo son castigados, por estar encerrados en sus celdas “confundidos, desanimados y hambrientos”.

“Están encerrados en celdas durante la mayor parte del día y toda la noche. Ningún proveedor de servicios de salud los ha evaluado, les ha preguntado si tienen tendencias suicidas o intentaron ayudarlos a sobrellevar un trauma subyacente que los llevó a buscar asilo en este país”, revelaron.

“Como resultado, otros detenidos han sido disuadidos de solicitar atención médica para sus propias necesidades, habiendo sido testigos del aislamiento y el castigo de los que han hablado”, dice la demanda.

La nutrición también es un problema y los detenidos reciben comidas que son inadecuadas, con un valor nutricional deficiente y carecen de proteínas, alegan los demandantes.

Además, la demanda argumenta que los detenidos no pueden ejercer sus creencias religiosas, y no tienen la oportunidad de involucrarse con otros fieles en la oración grupal. Un gran número de ellos no son de México, sino de naciones como India y Afganistán.


Anuncio