Anuncio
Share

Dejó la enfermería para darle sazón a su vida como chef

Rueda en una de sus clases de cocina.

Rueda en una de sus clases de cocina.

(Selene Rivera)

Cindy Rueda recuerda como si fuera ayer aquel día en que llegó a la conclusión de que su pasión estaba en la cocina, y no en un hospital como enfermera.

“Me quedé pensando qué les voy a decir a mis hijos cuando crezcan y quieran realizar sus sueños, si yo misma me detuve de llevarlos a cabo por miedo”, contó Rueda.

Desde ese día, su meta fue dejar el uniforme de colores, para ponerse un mandil blanco, sin importarle que le dijeran que podría fallar en el intento.

En la actualidad, Rueda lleva más de una década como chef profesional con varias competencias ganadas a nivel nacional, un historial fuerte cocinando para varias estrellas de Hollywood y hasta como profesora.

“El sueño de ser chef empezó viendo a mi abuelita cocinar y ayudándole a pelar vegetales, cuando mis papás me enviaban a El Salvador de pequeña”, indicó Rueda, de madre salvadoreña y padre mexicano.

“Esa era la excusa de mi abuelita para mantenerme ocupada y no hacer travesuras”, sostiene. Por otra parte, “yo también veía a mi mamá comprar libros de recetas y hacerlas en casa pero con su propio toque”.

Para cuando estaba en la adolescencia, Rueda cocinaba para sus padres e inclusive otros familiares que le pedían platillos. Sin embargo, su padre le recordaba entre pláticas que el mundo de los chefs era dominado por hombres.

“Me aconsejaba que era mejor dedicarme a una profesión donde no hubiera forma de fallar, así que me incliné por la enfermería una vez que me gradué de la preparatoria”, dice Rueda.

Para cuando tuvo 20 años de edad Rueda ya era enfermera.

Aunque ella reconocía que la labor era hermosa, su pasión seguía en crear recetas y aprender a cocinar.

Tras seis años como enfermera, Rueda decidió cambiar su profesión, a pesar de todos esos miedos de no lograr el éxito.

“Me registré en El Instituto de Arte de Santa Mónica para lograr una carrera en gestión culinaria. Ahí conocí un chef que me alentó a entrar a una competencia para hacer un platillo de Green Chicken Curry”, dice Rueda.

El problema era que la competencia estaba dirigida a estudiantes en su último año de clases, con la experiencia que la joven no tenía.

“Nunca había preparado un platillo de ese tipo. Pero no dejé que eso me detuviera. Le eché muchas ganas y mucho corazón, porque si le hechas eso a todo lo que quieres hacer en tu vida no hay forma de fallar”, agregó.

Rueda ganó la competencia e inclusive sostiene que hizo llorar a un juez, al recordarle los sabores de su tierra. Su medalla la llevó a aprender a cocinar con un chef de Tailandia.

Desde entonces, Rueda empezó a concursar y ganar competencias, aprendió a cocinar platillos de diferentes partes del mundo y empezó a trabajar para diferentes hoteles y restaurantes de las zonas más predilectas del Sur de California.

Así también, “me desempeñé como chef privada de varios artistas de Hollywood, uno de ellos Charlie Sheen”, mencionó.

“Hay momentos en que uno tiene miedo y dudas sobre lo que quiere. También hay gente que te puede aconsejar a hacer algo diferente a lo que tienes en mente, pero si tu corazón te dice otra cosa, tú debes escucharlo”, dice Rueda, de 38 años de edad.

La chef empezó a dar clases de cocina en Los Ángeles Community College en el 2012. Y también se convirtió en chef de la marca de productos GOYA, con la cual también ofrece clases una vez al mes en el Condado de Los Ángeles.

“Yo siempre impulso a la gente a cocinar con sus hijos, con la familia entera, porque es ahí donde se crean muchas memorias, y donde recordamos muchas otras”, concluyó Rueda.


Anuncio