Anuncio
Share

De la pesadilla al milagro, madre e hijos se salvan de la deportación

Tomasa posa para una foto familiar con sus hijos.

Tomasa posa para una foto familiar con sus hijos.

(Selene Rivera / HOY)

Dos años después de haber sido interceptados en la frontera por autoridades de inmigración, una madre y sus cuatro hijos menores de edad, se salvan de la deportación.

Tomasa Cristina Centeno da un suspiro de descanso y muestra orgullosa la tarjeta que le permite trabajar y estar en Estados Unidos legalmente.

“Uno como madre hace todo lo posible para que los hijos estén bien”, sostiene la señora de 39 años de edad después de recordar una vida llena de temor e incertidumbre en El Salvador.

Una decisión riesgosa

Antes de cruzar la frontera a Estados Unidos junto con su familia, Centeno asegura que ella y su esposo llevaban casi cinco años siendo extorsionados por las pandillas de su vecindario.

“Mi esposo tenía un negocio de transporte de carga. Así que mensualmente, los pandilleros nos pedían una cantidad de dinero para no lastimar a la familia. En una ocasión, hasta llegaron a balear la casa”, dice Centeno.

Para ambos padres, la situación empeoraba a medida que pasaba el tiempo; las hijas iban creciendo, los criminales empezaban a amenazar con secuestrar a la más grande que ya era una adolescente y cada vez pedían más dinero.

“Llegó un momento en que le pidieron 5 mil dólares a mi esposo y ya no pudimos más. Decidimos salir un 28 de noviembre del 2013 del lugar y buscar una nueva oportunidad en Estados Unidos”, añade Centeno.

El desenlace

Para el 18 de diciembre, la pareja y sus cuatro hijos estaban cruzando la frontera por el estado de Texas cuando al otro lado del río varios oficiales de inmigración ya los esperaban.

El esposo de Centeno fue deportado al paso de unos días, la señora y sus hijos fueron puestos en un centro de detención para luego ser liberados y puestos en proceso de deportación.

Para la tercera orden de presentarse ante la corte, la familia recibió “la discreción del fiscal”, o sea que el Departamento de Seguridad Interna (DHS) decidió cerrar el caso por ver que estos no significaban una amenaza para el país.

Timothy Brenner, el abogado de familia quien apeló el caso con el DHS, explica que este tipo de decisión se hace individualmente.

“DHS no vio a la familia como una prioridad de deportación. La familia no tenía record criminal, no posaba una amenaza al país y venían huyendo de circunstancias horribles en su propio país”, dice Brenner, quien trabaja para Nexus Caridades, el proveedor nacional pro bono de servicios legales dentro de la familia de Nexus Services, una corporación de abogados a nivel nacional.

Bajo la discreción del fiscal, la familia entera puede vivir legalmente en el país y puede trabajar. Sin embargo, bajo las leyes actuales estos no pueden salir del país porque enfrenta la posibilidad de que su caso pueda reabrirse y tengan que pelear su caso ante un juez de inmigración.

Un año después de haber conseguido el permiso, Centeno señala que el no poder viajar y ver a su esposo y otros familiares, es un precio muy alto que tuvo que pagar.

No obstante, admite que sus hijas ahora de 19, 17, 13, y un niño de tres años de edad, se encuentran bien en este país.

“Están tranquilos, nadie los amenaza, las niñas van a la escuela y no vivo con el temor de que las puedan secuestrar. Para sacar a los hijos adelante y tenerlos protegidos haces hasta lo imposible”, agrega la señora.

“Nuestra misión en Nexus Caridades es ayudar a superar las desigualdades que existen dentro del complicado sistema de inmigración, y al mismo tiempo, proporcionar una excelente representación a la mayor cantidad de personas posibles que buscan la liberación,” expresó Gordon Turner, Asesor General y Director de Nexus Services Pro Bono.

Nexus Caridades ofrece asesoría jurídica gratuita a las personas cuyos casos son aceptados. Los inmigrantes que se encuentran en las siguientes situaciones podrían ser elegibles para los servicios legales pro bono:

* En custodia – a la espera de audiencias bajo fianza.
* Los menores de edad, las familias detenidas en conjunto.

* La comunidad gay, lésbica, bisexual y transgénero que solicitan asilo y que huyen de violencia por las pandillas.

Para obtener más información acerca de Nexus Caridades, por favor visite: nexuscaridades.com.


Anuncio