Anuncio
Share

Grupo asesor cuestiona el proceso de desmantelamiento de Exide en Vernon

Aidé Castro, concejal de la ciudad de Lynwood, cuestiona el proceso burocrático que se sigue en el desmantelamiento de la planta Exide, la cual causó grave contaminación en Vernon y sus alrededores.

Aidé Castro, concejal de la ciudad de Lynwood, cuestiona el proceso burocrático que se sigue en el desmantelamiento de la planta Exide, la cual causó grave contaminación en Vernon y sus alrededores.

(Soudi Jiménez)

Lo que parecía ser una reunión de rutina entre un grupo asesor encargado de vigilar el desmantelamiento de la Planta Exide y las autoridades del estado, se convirtió en una serie de demandas acaloradas que tienen el objetivo, dijeron los participantes, prevenir más contaminación.

Los miembros del grupo integrado por líderes locales, oficiales electos y expertos en salud pública, dijeron que la información recibida por parte del Departamento de Control de Sustancias Tóxicas (DTSC), encargada de desmantelar la recicladora en Vernon, les parecía superficial. Ellos esperaban ver más detalles sobre las medidas de seguridad que están tomando en el proceso, y el impacto que está provocando en la comunidad.

“Lo que queremos es evitar un accidente que vaya a causar problemas más graves”, indicó Óscar Magaña, concejal de la ciudad de Maywood, en relación a la solicitud de datos e información sobre las medidas de seguridad a tomar.

“Que no nos falten el respeto, sabemos lo que está pasando”, cuestionó Aidé Castro, concejal de la ciudad de Lynwood. “No hay confianza en la compañía Exide de que hagan lo correcto, sino ya lo hubieran hecho desde hace mucho tiempo”.

Durante tres décadas, Exide operó en la ciudad de Vernon con permisos temporales. Después de estar cerrada por un año planeaba abrir sus puertas de nuevo, pero fue cerrada en marzo pasado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La compañía admitió que producía una variedad de desperdicios contaminantes que incluían plomo, cadmio, arsénico y ácido corrosivo, situación que aceleró su cierre y proceso de desplazamiento, no sin antes descontaminar la zona, donde la mayoría de los residentes y trabajadores son latinos.

El desmontaje de la recicladora es coordinado por DTSC y Exide, misma que invertirá alrededor de 100 millones de dólares para remover la infraestructura y limpiar las viviendas afectadas con las emanaciones tóxicas.

En este encuentro se presentó el plan a seguir sobre la remoción de escombros, la transportación de residuos peligrosos y los resultados del análisis de las muestras del suelo en las áreas contaminadas.

“El criterio [del informe] fue presentar una acción de emergencia”, argumentó Bárbara Lee, directora del Departamento de Control de Sustancias Tóxicas del STSC, detallando que se está avanzando en el análisis.

Antes de que se iniciara el traslado de residuos peligrosos, se notificó a 2,700 personas del área sobre el proceso, dijeron las autoridades. Exide ha estado enviando material explosivo hacia instalaciones en Muncie [Indiana] y Boss [Missouri].

Asimismo, al principio, se contempló la evaluación y limpieza de 219 viviendas en Maywood, Boyle Heights y el Este de L.A.; de estas propiedades se han removido 7,023 toneladas de suelo contaminado, agregaron.

Luego se expandió la investigación a dos millas aproximadamente fuera de las áreas iniciales, agregando 146 inmuebles.

En ese sentido, el grupo asesor cuestionó la decisión de la agencia estatal en determinar limpiar únicamente los techos de las casas agregadas; a lo que sugirieron que era necesario ingresar a las viviendas y jardines para remover los tóxicos.

“Tienen que cambiar la fórmula de limpieza”, advierte la activista Martha Jiménez. “DTSC ha fallado en la parte técnica, por eso les estamos pidiendo rendición de cuentas y transparencia”.

Andrea Hricko, profesora de Salud Pública de la Universidad del Sur de California, pidió al DTSC que presente un reporte detallado sobre las casas contaminadas, para que otras agencias puedan analizar y comparar lo que está haciendo el estado.

“El problema parece ser más grande que el pequeño número de casas que al principio fueron consideradas”, valoró la especialista. “Tampoco tenemos conocimiento de cómo la comunidad ha sido impactada en la salud”.

Algunos miembros del grupo dijeron que la evaluación de la contaminación se ha realizado hacia el norte y hacia el sur de las instalaciones de Exide, pero subrayaron que también es necesario realizarla hacia el este de la empresa.

Entretanto, Ángelo Bellomo, director del Departamento de Salud Ambiental del Condado de Los Ángeles, señaló que el reporte fue superficial.

“El estado ha hecho un trabajo para realizar una presentación rápida”, dijo el funcionario.

Ante los cuestionamientos, las autoridades se comprometieron a proporcionar la información solicitada.

Como parte de las demandas, se integró al equipo asesor James Wells, geólogo ambiental que aportará un análisis independiente, con más de 20 años de experiencia en hidrología subterránea y transportación de contaminantes del suelo.

La próxima reunión se desarrollará el 13 de agosto. Las familias de la zona que tengan preguntas relacionadas al proceso de limpieza y la contaminación pueden llamar al 1-844-225-3887.


Anuncio