Anuncio
Share

¿Cuál es el límite de los trabajadores sociales en un caso de abuso físico en L.A.?

Verónica Aguilar, de 39 años de edad, ahora enfrenta cargos de asesinato y abuso infantil como producto de la muerte del menor Yonatan Daniel Aguilar.

Verónica Aguilar, de 39 años de edad, ahora enfrenta cargos de asesinato y abuso infantil como producto de la muerte del menor Yonatan Daniel Aguilar.

(Francine Orr / Los Angeles Times)

La muerte del niño Yonatán Daniel Aguilar encontrado en un clóset en Echo Park conmocionó a los angelinos. El menor, de 11 años de edad, tenía el cuerpo esquelético y el peso era de 34 libras. Su madre está siendo acusada por asesinato y abuso físico, pero muchas preguntas siguen sin responder.

“Estamos con el corazón roto por la trágica noticia de uno de nuestros niños”, escribió Matthew Barnett, pastor de Angelus Temple, en su cuenta de Twitter al invitar a la comunidad al servicio religioso por un caso más que engrosa las estadísticas de menores víctimas de abuso en el hogar.

En mayo de 2013 falleció Gabriel Fernández a causa de torturas causada por Pearl, su progenitora, e Isauro Aguirre, novio de la madre del menor. Desde entonces, las autoridades del Condado incorporaron a cerca de 1,500 nuevos trabajadores sociales y cambiaron algunas políticas.

A criterio de Amara Suárez, vocera del Departamento de Niños y Familia del Condado de Los Ángeles, explicó a HOY que entre el 2009 y 2012 se investigó el caso de Yonatán en cuatro ocasiones; sin embargo, la denuncia fue cerrada porque no encontraron evidencia.

La funcionaria advierte que “para abrir un caso tenemos que ver que está siendo abusado o en peligro”, detallando que ese Departamento tiene 30 días para enviar trabajadores sociales después de recibir una llamada, en ese lapso se indaga con profesores, médicos y testigos del supuesto abuso.

“No tenemos el derecho de regresar sin recibir una nueva alegación”, agregó Suárez al indicar que en la línea telefónica 1-800-540-4000 la comunidad puede exponer los casos; éstos pueden ser anónimos si lo prefiere el usuario, solo debe proveer el domicilio.

Las denuncias pueden ser por abuso físico, sexual y negligencias. La investigación incluye hablar con los padres o guardianes. Entre las evidencias se utilizan los moretes y golpes que deben ser contrastados con médicos para confirmar que tiene relación con lo que expongan el público.

“Solo vamos a sacar a un niño si es víctima de abuso”, aclaró.

El Condado recibió en el 2015 aproximadamente 200,000 llamadas a la Línea de Protección de Niños, siendo el mayor porcentaje por descuido en general (31%), riesgo (23%), abuso físico (22%), abuso emocional (13%), abuso sexual (9%) y descuido grave (2%).

En la actualidad, existen alrededor de 4,000 trabajadores sociales, que en promedio cada uno investiga 24 casos.

A juicio de Noreen Barcena, abogada experta en ley familiar, el caso de Yonatán abre el debate sobre las normas que cumplen los trabajadores sociales, para que tengan mayor libertad y que el plazo con el que deben de cerrar los casos no sea tan corto, de modo que le den amplio seguimiento.

“Que tengan seis meses o un año hasta que estén 100% seguros que no hay peligro”, aseguró la jurista, destacando que las reformas a las leyes tendrán que surgir de la presión que haga la comunidad, siendo el punto de partida una conversación directa sobre las necesidades que existen.

“Las escuelas deben hacer chequeos también, preguntar a los alumnos cuando les realizan los exámenes físicos; no se trata de acusar a los padres, sino de preguntar a los niños”, planteó Barcena, añadiendo que “nos debemos preguntar ¿por qué un niño está tan bajo de kilos?”.

Yonatán Daniel Aguilar fue encontrado tirado en un closet el 22 de agosto, envuelto en una sábana, cuando la policía llegó a la casa de la familia ubicada en la cuadra 2100 Santa Ynez Street.

Asistencia del Condado de L.A.

Línea de Protección de Niños: 1-800-540-4000


Anuncio