Conozca sus derechos: Si busca asilo por huir de pandillas o violencia doméstica aún califica para petición

Conozca sus derechos: Si busca asilo por huir de pandillas o violencia doméstica aún califica para petición

El Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) saca una nueva guía que otorga el proceso justo de asilo a los que huyen de pandillas o violencia doméstica, lo que desestima en su totalidad una orden federal de negar el derecho a estos inmigrantes.

La guía aclara que no hay una regla general contra los reclamos de solicitantes que huyen de la violencia doméstica y la violencia de pandillas. Enfatiza que cada reclamo debe ser evaluado por sus propios méritos, y cada oficial de asilo debe determinar si el gobierno del país del que un inmigrante huye es “incapaz o no está dispuesto a controlar al victimario.

“Cada particular grupo social debe ser evaluado por su cuenta y méritos”, sostiene la guía. “Al evaluar si el solicitante ha establecido credibilidad de temor a la persecución, los oficiales de asilo no pueden exigirle a solicitante que formule o delinee una sociedad particular de grupos”, añade la nueva pauta que se emitió de acuerdo con el reciente fallo del Juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Emmet Sullivan, en el caso Grace v. Whitaker.

La demanda de Grace, presentada por Center for Gender and Refugee Studies (CGRS) y la American Civil Liberties Union (ACLU) el verano pasado, impugnó la implementación de la decisión del ex Fiscal General Jeff Sessions sobre la decisión A-B, en procedimientos de temor creíble.

Bajo la guía de UCIS emitida después de A-B-, muchos oficiales de asilo y jueces de inmigración habían estado rechazando a sobrevivientes de violencia doméstica y violencia de pandillas en esta etapa inicial de detección, lo que hace que muchos solicitantes de asilo corran el riesgo de sufrir daños mortales.

En su decisión, el juez Sullivan dictaminó que las interpretaciones legales clave en materia de A-B y los memos relacionados con la política del USCIS eran arbitrarios, caprichosos e ilegales.

“Sullivan concedió nuestra solicitud de una orden judicial permanente, bloqueando a los oficiales de asilo y los jueces de inmigración que realicen entrevistas de temor creíble y revisen las audiencias para implementarlas”, dijo un vocero de CGRS.

Leticia Morales, abogada de inmigración, explica que en  particular cada caso debe considerarse sobre sus propios hechos y no puede haber una regla general contra las solicitudes de asilo basadas en la violencia doméstica y la violencia de pandillas en el proceso de selección de temor creíble.

“También se rechazó el intento del gobierno de imponer un estándar legal elevado en casos de violencia perpetrada por actores no gubernamentales, como socios íntimos y miembros de organizaciones criminales”, sostuvo.

“La comunidad que cree que califica para el asilo debe someter sus documentos sin temor”, agregó.

La nueva guía hace que el gobierno cumpla con la orden de la Corte y exige que los funcionarios de asilo y los jueces de inmigración proporcionen un proceso justo para los solicitantes de asilo en procedimientos de temor creíble, incluidos los que se presentan en nuestra frontera sur.

"Los solicitantes de asilo que huyen de sus países de origen en América Central enfrentan un arduo viaje a los Estados Unidos, que implica un alto riesgo de violencia, incluida la agresión sexual, en el camino", dijo la ACLU.

“La prohibición del asilo no era justificada por los eventos en el terreno, pone vidas en peligro y es evidentemente ilegal", dijo Lee Gelernt, un abogado de ACLU.

"La administración ignoró flagrantemente un estatuto federal y eludió los requisitos procesales más básicos que rigen la emisión de nuevas leyes", enfatizó.

De acuerdo con los datos del Departamento de Justicia citados en un aviso del Registro Federal, aproximadamente el 89 por ciento de los solicitantes tenían un temor creíble el año pasado, un aumento del 77 por ciento en el 2008. Pero solo unos 6,000 inmigrantes lograron completar todo el proceso para obtener asilo.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°