Anuncio
Share

¿Cómo respondieron los votantes demócratas y republicanos en California?

Fabio y Marta Alvarado depositan su boleta electoral en el centro de votación de Norwalk, en el Condado de Los Ángeles.

Fabio y Marta Alvarado depositan su boleta electoral en el centro de votación de Norwalk, en el Condado de Los Ángeles.

(Armando García)

La conflictiva campaña presidencial hacía presagiar una movilización masiva del lado demócrata, a pesar de que tanto Hillary Clinton como el candidato republicano, Donald Trump, no lograron aglutinar a las bases de sus partidos para presentar un bloque sólido en la contienda.

En el Condado de Los Ángeles, el principal bastión californiano, estaban registrados para votar 5.1 millones de personas, de ellas 2.6 millones (52%) inscritas con el partido de Clinton. En las votaciones participaron 1.6 millones, es decir que 1 millón se quedó sin votar.

Entre los republicanos, en cambio, estaban en el padrón 965,326 electores (19%), pero el 8 de noviembre emitieron su voto 542,591, eso significa que 422 mil no se movilizaron.

Luis Alvarado, estratega político republicano, considera que los jóvenes que se inscribieron en el partido demócrata no encontraron “la efervescencia que generó Bernie Sanders”; además, Clinton tampoco logró atraer a los conservadores que estaban molestos con Trump.

“Se utilizaron más recursos y lograron menos réditos porque la candidata que tenían que defender generaba un sabor agrio”, señaló el estratega.

A nivel estatal, estaban inscritos 19.4 millones de votantes. De los 8.7 millones demócratas (44%), emitieron el sufragio 6.1 millones por la exsecretaria de Estado. Por el lado republicano, estaban registrados 5 millones (26%), de ellos participaron 3.2 millones.

A criterio de Octavio Pescador, profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), el candidato Trump desdibujó la estructura tradicional del partido, al punto que las élites no salieron a apoyarlo como muestra de rechazo a los ataques e insultos que caracterizaron la campaña.

“Una campaña negativa siempre tiene la consecuencia de disminuir el voto”, subrayó el académico.

En efecto, a escala nacional la cifra de participación es parecida a la contienda del 2012, cuando Barack Obama se impuso a Mitt Romney. En esa elección votaron 129.2 millones, mientras que la semana pasada intervinieron 128.5 millones de electores.

Al comparar a los candidatos, se observa que Obama en su reelección logró 65.9 millones de sufragios, Clinton obtuvo 4.8 millones de votos menos. En el lado conservador, Trump alcanzó 60.5 millones, es decir que por una diferencia de 400 mil votos hubiese igualado a Romney.

En las encuestas a boca de urna, se habla que la participación latina puede llegar a 13.1 millones o 14.7 millones de votantes. Hace cuatro años, esta comunidad alcanzó 11.2 millones de votantes.

Los sondeos también arrojan que los latinos se inclinaron por Clinton en un 65%, mientras que el presidente electo obtuvo el 29% de votos a favor.

En su análisis, Alvarado plantea que la participación latina no fue tan elevada, porque las proyecciones indicaban que sería mayor; sin embargo, destaca que la maduración política en este grupo étnico está avanzando.

“Los demócratas utilizaron el miedo y el castigo a Trump, no construyeron mensajes de unidad y propuestas que elevaran al país”, advirtió el estratega. “Esta elección demostró que un canto de guerra no es suficiente para sacar a los votantes”.

Pescador, por su parte, destaca que los latinos jugaron un rol clave en todo el proceso, comenzando con la movilización en el llenado de solicitudes de naturalización, que se convirtió en una campaña nacional, hasta culminar con las votaciones haciendo la diferencia en varios estados.

“En Florida no le alcanzó al partido demócrata para atraer a los latinos conservadores de origen cubano, pero en Arizona evitaron que ganara Joe Arpaio y en Nevada eligieron a Catherine Cortez, la primera senadora latina”, puntualizó el investigador.

“Sí se tuvo una participación significativa, el problema que tienen los latinos es que están concentrados en el Suroeste y no hay mucho que se pueda hacer con el mapa del colegio electoral”, concluyó Pescador.


Anuncio