Anuncio
Share

Combinan fuerzas para llevar esperanza a la población desamparada en Los Ángeles

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (izquierda) abraza Anthony Hereford, de 58 años de edad, en Hollywood durante una reunión con personas desamparadas.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (izquierda) abraza Anthony Hereford, de 58 años de edad, en Hollywood durante una reunión con personas desamparadas.

(Brian van der Brug / Los Angeles Times)

La proliferación de asentamientos de indigentes en Los Ángeles hizo reaccionar a las autoridades municipales, luego que la presencia de personas durmiendo bajo las autopistas se trasladara a zonas más públicas, donde ahora es común ver plásticos, cobijas y tiendas de campaña en las aceras.

La iniciativa local, denominada The Homeles Outreach and Proactive Engagement (HOPE) que fue lanzada en mayo pasado, volvió a captar la atención cuando el alcalde Eric Garcetti diera a conocer la alianza entre los Departamentos de Policía y Sanidad de la ciudad.

A estas entidades se sumó la Autoridad de Servicios de los Desamparados de Los Ángeles (LAHSA), en representación del Condado, hecho que celebró el edil, acompañado de sus socios en North Hollywood, porque este esfuerzo tiene el enfoque de “resolver nuestra crisis de falta de vivienda”.

“La iniciativa HOPE es un ejemplo innovador y potente de cómo estamos sirviendo a los residentes”, aseguró Garcetti, detallando que agentes policiales y trabajadores sociales conformarán un ‘super team’ (súper equipo) para juntos “llevar la ayuda que los más vulnerables necesitan”.

En el 2016, de acuerdo al reporte de LAHSA, a nivel del Condado de Los Ángeles se incrementó en 5.7% la cantidad de indigentes. Es decir que en la actualidad están contabilizados 46,874 individuos sin un hogar, mientras que en el 2015 esa cantidad era de 44,359.

A través de la alianza, según las autoridades, se ofrecerán recursos a los desamparados, asimismo se mantendrán los vecindarios y las aceras seguras. Desde que se lanzó la iniciativa municipal han retirado 500 toneladas de basura, 20 mil libras de materiales peligrosos y 1,500 objetos punzantes.

El Valle de San Fernando, área en donde se lanzó inicialmente HOPE, se extiende en cerca de 260 millas cuadradas. En esta región la cifra de indigentes aumentó de 5,200 el año pasado a 7,335 en el 2016, siendo la concentración más grande del condado.

A juicio de Delmy Ceballos, residente en la ciudad de North Hills, en la calle Sepúlveda observa tiendas de campaña. Entre las personas que duermen en ellas asegura que algunos son drogadictos, pero otros “pienso que por el desempleo están ahí, porque se ven normales”.

Este problema afecta a todos, sostiene Stuart Waldman, presidente de Valley Industry and Commerce Association (VICA), con sede en Van Nuys. En ese sentido, plantea que la iniciativa municipal es acertada, pero cree que se debe combinar con la construcción de más casas.

El empresario asegura que esta asociación está respaldando la medida HHH, colocada en la boleta electoral por la ciudad, con la que se espera recaudar 1,200 millones de dólares que serán destinados a proyectos habitacionales asequibles.

“La única manera de resolver esta crisis de vivienda es construir más casas en toda la región”, enfatizó Waldman, porque la falta de inmuebles ha disparado el precio en el mercado; de esta forma, cree que se le podría “ayudar a las poblaciones de bajos ingresos y vulnerables”.

De acuerdo a la oficina de Garcetti, al menos 30 indigentes han sido ubicados en viviendas en el Valle de San Fernando.

En este momento, existen tres equipos de HOPE que trabajan en coordinación con las estaciones del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) en el Valle, Centro y Oeste de la ciudad, luego se establecerá otro más en el Sur.

Entre todas las agencias, a la fecha han respondido a más de 1,300 solicitudes de servicio en campamentos de desamparados, es decir un promedio de más de 400 por mes.

“Es imposible ignorar el problema generalizado de la falta de vivienda en Los Ángeles”, manifestó Charlie Beck, jefe de LAPD, destacando que hay 40 agentes y cuatro sargentos envueltos en esta iniciativa que considera está ofreciendo recursos que contribuyen a la solución.


Anuncio