Anuncio
Share

La ciudad de Los Ángeles no se salva de acusaciones de hostigamiento sexual

(Los Angeles Times)

Las acusaciones de hostigamiento y abuso sexual se encuentran en todos los espectros de la política, inclusive en la ciudad Los Ángeles, pues se revela que pagó más de $8 millones en acusaciones y juicios de acoso sexual, desde julio del 2011 hasta el presente.

Aunque los casos de acoso y agresión sexual constituyeron solo una pequeña parte de los pagos legales de la ciudad, alrededor del 18 por ciento de casos de pago: sus costos se disparan más allá de otros casos, según documentos de la ciudad.

El concejal Paul Krekorian, en noviembre del año pasado, señaló que la ciudad resolvió menos de 10 demandas por acoso sexual en los últimos cinco años, con un total de alrededor de 3 millones de dólares en pagos.

El número de Krekorian no incluía el año de 2011, cuando la ciudad pagó más de 4 millones de dólares.

“Paro los 50 mil empleados [que tenemos y el pago de quejas] en cinco años, eso no está mal. Pero aquí está la preocupación. Por cada persona que se pone de pie y presenta una demanda, cuántos más personas han sido victimizadas pero que no se sienten capaces de denunciar’’, dijo Krekorian.

Las declaraciones de Krekorian se produjeron después de una reunión del Concejo Municipal, para iluminar el avance de una política creada para seguimiento centralizado debido al acoso sexual en la ciudad.

El comité encargado de llevar a cabo ese seguimiento recibió, este pasado miércoles, su primer informe sobre el nuevo sistema, el cual ha llevado a un aumento significativo en incidentes reportados.

Bajo la política activa desde el 15 de diciembre del año pasado, los departamentos de la ciudad requieren un informe de cualquier incidente de acoso sexual que involucre a un empleado, cliente, visitante, voluntario o contratista.

Antes de la nueva política, los departamentos a veces manejaban las quejas internamente, lo que llevó a que la ciudad no tuviera imágenes claras de cuántas quejas estaban ocurriendo.

Según el informe, desde que se estableció el nuevo protocolo, se han recibido 26 reportes de incidentes hasta el 14 de febrero. Antes de este esfuerzo, la ciudad solo había recibido 35 quejas relacionadas con el acoso sexual en los cinco años entre 2013 y 2017, dice el informe.

Wendy Macy, gerente general del Departamento de Personal, dijo que los números no necesariamente significan que ha habido un aumento en los incidentes, pero que la ciudad ahora tiene una imagen más clara del problema en general.

“No es tanto que las cosas estén sucediendo con mayor frecuencia, sino nuevamente, la forma en que recopilamos la información ha cambiado”, dijo.

El informe ahora se dirige a un grupo de trabajo de la ciudad para examinar sus políticas y procedimientos de acoso sexual de la ciudad.


Anuncio