Anuncio
Share

Ciclistas atropellados y muertos por autos; demandas crecen contra Los Ángeles

(Los Angeles Times)

La ciudad de Los Ángeles no solo ha tenido que pagar millones de dólares por demandas en contra de la brutalidad policial, también ha gastado más de $19 millones en el 2017 para resolver casos de ciclistas heridos o muertos en sus calles.

A raíz de esas cifras, el concilio votó a favor de crear un plan para inspeccionar todos los carriles de autos y bicicletas, y con ello diseñar o hacer reparaciones necesarias para evitar estos accidentes.

Sin embargo, varios activistas señalan que en lugar de gastar los fondos de esa forma, la ciudad podría abogar para que las penas para estos crímenes sean más severas.

“Ya en el 2015, la ciudad se comprometió a crear un directiva, cuyo trabajo era crear calles más seguras, hacer cumplir la ley de tráfico y crear más educación pública para prevenir accidentes, pero desde entonces no se han escuchado mejoras”, dijo María Luisa Gomes, residente de Boyle Heights.

“Mi hijo se monta en bicicleta para ir a la escuela todos los días, y todo ese tiempo estoy preocupada pensando si alguien le va a pegar. Lo mejor es invertir dinero en abogar por multas y penalidades más altas a los conductores que golpean o huyen”, agrega Gomes.

Respeto a la directiva, la ciudad tienen hasta el 2025 para mostrar mejoras. Por lo tanto, el nuevo esfuerzo dirige al Departamento de Transporte de L.A. a coordinar con las oficinas de Servicios de Calle e Ingeniería, para inspeccionar el estado actual de ciertos carriles para autos y bicicletas, así como producir una línea de tiempo y costo para mejorar cualquier pavimento deficiente.

Con el voto a favor, el jefe de análisis legislativo y el oficial administrativo de la ciudad tiene la tarea de revisar el informe, y preparar las instrucciones presupuestarias necesarias para efectuar reparaciones en cualquier infraestructura deficiente.

La votación también instruye al Departamento de Transporte obtener una certificación de la Oficina de Servicios de Calle, que haya verificado que el pavimento y las vías estén en buen estado antes de ser usadas por los ciclistas.

A juicio del asambleísta Mike Gatto, todo esfuerzo es bueno, pero recalca que una ley que fue introducida por él en el 2015, y la cual permite la creación de un sistema de alerta amarilla que divulga los detalles de un vehículo que se ha dado a la fuga, aún no está empleándose.

“La ley fue una herramienta más para desalentar a los conductores de autos a manejar con precaución, no aventar sus autos y no darse a la fuga, porque alguien reconocería sus placas y los denunciaría a las autoridades”, dice Gatto. “Hasta ahora esta alarma no se ha utilizado”, agregó.

Daniel Trejo, activista ciclista de Ghost Bikes, añade: “La ciudad está haciendo buen trabajo, pero debe hacer mucho más porque las muertes ocurren casi a diario. No solo es componer calles, sino también componer el sistema de justicia… No vemos que aboguen en ese aspecto”.

Estadísticas de la ciudad señalan que de unos 30,000 accidentes de tráfico que ocurren anualmente en la región, más de 200 personas mueren, con un 44 por ciento de todas estas muertes involucrando peatones y ciclistas.


Anuncio