Anuncio
Share

Celebraciones del 4 de Julio cobran 35 muertes y 1,118 arrestos por ebriedad en California

Asimismo las muertes a nivel condado ascendieron a seis a comparación de dos el año pasado.

Asimismo las muertes a nivel condado ascendieron a seis a comparación de dos el año pasado.

(Los Angeles Times)

El 4 de Julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, trajo más que fuego artificiales para mucho a nivel estatal y local.

Según estadísticas de la Patrulla de Caminos de California (CHP), durante el periodo de 78 horas de máxima vigilancia en las carreteras (el cual inicio el 2 de julio a las 6 de la tarde y terminó el 4 de julio a la media noche) hubo 1,118 arrestos por manejar bajo la influencia del alcohol. El número de arrestos el año pasado fue de 930.

El condado de Los Ángeles no se quedó atrás, las autoridades revelaron 211 arrestos. Solamente cuatro arrestos más que el año anterior.

A nivel estatal también hubo 35 muertes en las carreteras, nueve muertes más que en el 2015. Asimismo las muertes a nivel condado ascendieron a seis a comparación de dos el año pasado.

“La Patrulla de Caminos de California quiere recordarles que piensen en el resultado masivo de lo que propicia manejar alcoholizado”, señala un comunicado de la agencia.

“Nuestra meta es protegerte y hacer de California un buen lugar para vivir, trabajar y viajar”, dice la agencia.

Por su parte, las autoridades de la ciudad de Los Ángeles anunciaron alrededor de tres docenas de incidentes relacionados con los fuegos protactinios, seis de ellos involucraron personas lastimadas. Estas cifras solamente cubrieron las 24 horas del 4 de julio.

Entre los accidentes más pronunciados, se reveló también que una menor de 9 años de edad perdió una mano en la ciudad de Compton.

“La explosión, que se presume fue la causa de un fuego pirotécnico ilegal, resultó en la amputación de la mano izquierda de la menor”, dijo Daniel Tobin, sargento del Sheriff del condado de Los Ángeles. La menor también perdió algunos dedos de la mano derecha.

En Long Beach, un menor de 17 años de edad perdió parte de su mano después de detonar un fuego pirotécnico.

En Azusa, un incendio provocado por los fuegos artificiales destruyó una casa, pero nadie resultó herido.

Los bomberos fueron enviados al bloque 17000 de la avenida del este en Woodcroft, el lunes casi a la media noche. De acuerdo con la investigación preliminar, los fuegos artificiales provocaron el incendio.


Anuncio