Anuncio

Califican de ‘atroz’ orden de gobierno para detener a mujeres embarazadas indocumentadas

(Getty Images)

Varios activistas pro-inmigrantes criticaron de perturbadora la orden del gobierno federal, para detener a las mujeres embarazadas indocumentadas.

Anteriormente a la administración de Donald Trump, las mujeres embarazadas no podían estar detenidas por agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), a menos que hubiesen cometido ciertos delitos graves o estaban sujetas a una expulsión acelerada.

A nivel nacional, 35 mujeres embarazadas estaban bajo custodia de ICE desde inicios del año hasta el 20 de marzo, según Danielle Bennett, portavoz de la agencia federal.

El personal de la ‘migra’ señaló que los casos se manejarán de forma individual, dependiendo del riesgo que las mujeres presenten para la comunidad o su condición médica. Tampoco detendrán a mujeres en su tercer trimestre.

Annaluisa Padilla, presidenta de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, calificó la nueva política como “una atroz ofensa a los derechos humanos”.

“Esto es preocupante dada la visión excepcionalmente estrecha de discreción de la actual administración cuando se trata de inmigrantes”, dijo Padilla.

“La detención crea serios riesgos para la salud, y muchas mujeres tienen necesidades médicas que normalmente no se pueden abordar en un entorno de detención”, agregó.

Funcionarios de ICE dijeron que la agencia brinda atención prenatal y educación a detenidas embarazadas, así como también “acceso remoto” a especialistas.

La agencia también “garantiza el acceso a asesoramiento y asistencia integrales, seguimiento posparto, servicios de lactancia y servicios de aborto”.

Por su parte, el National Immigrant Justice Center, una organización sin fines de lucro que defiende los derechos de los inmigrantes, calificó la nueva política como “poco más que una prolongada detención para todos los inmigrantes”.

“Una vez más, la formulación de políticas de ICE nos dice todo lo que necesitamos saber sobre los objetivos relacionados con la inmigración de la administración: infligir el máximo daño posible a las personas y comunidades ya vulnerables, todo al servicio de una agenda explícitamente antiinmigrante”, dijo Mary Meg McCarthy, directora ejecutiva del centro.

Michelle Brané, directora del Programa de Derechos y Justicia para Migrantes en la Comisión de Mujeres Refugiadas, dijo que la organización “condena” la medida.

“La Comisión de Mujeres Refugiadas ha documentado durante mucho tiempo las peligrosas e insalubres condiciones de detención, que son especialmente peligrosas e inapropiadas para las mujeres embarazadas”, dijo Brané en un comunicado.

“Muchas mujeres están embarazadas como resultado de la violencia que experimentaron en el viaje a Estados Unidos, las cuales pueden ser parte de una solicitud de asilo. La detención es especialmente traumática para las mujeres embarazadas y más aún para las víctimas de violación y género”, agregó.

En respecto al nuevo mandato de la ‘migra’ contestó: “Para alinearse mejor con la orden ejecutiva del presidente, ICE ha puesto fin a la presunción de liberación para todas las detenidas embarazadas”.

Los arrestos de inmigrantes indocumentados en general han aumentado más del 40 por ciento, y las deportaciones aumentaron un 34 por ciento durante los primeros nueve meses de Trump.


Anuncio