Anuncio
Share

¿El uso de banderas latinoamericanas en las protestas refuerzan el racismo?

Alberto Mijares ondea una bandera mexicana afuera de un mitin de Donald Trump. Un paliacate negra cubre la mitad de su cara y solamente sus ojos marrón llenos de ira se pueden distinguir debajo de una gorra.

Mijares, de 20 años de edad, se enorgullece de sus orígenes y dice que nadie le puede llamar criminal por ser latino, como lo hizo el candidato en uno de sus discursos.

Sin embargo, el ondear la bandera mexicana, salvadoreña, guatemalteca y otras banderas que no sean la de Estados Unidos como protesta en contra de Trump, está dañando a la comunidad latina, señalan los expertos; el resultado podría reflejarse en las urnas.

“Entendemos que la gente está enojada con las políticas del candidato, pero ondear banderas de otros países ya sea de México o América Latina no soluciona la situación” señala Francisco Moreno, director de comunidades del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM).

“Muchas de estas personas acuden a los mitins para exponer su descontento y muchos son confundidos por vándalos que crean la violencia y hacen ver al resto muy mal. Nosotros condenamos el uso de las banderas y le pedimos a la comunidad que vuele la bandera americana”, agrega Moreno.

Protestas caóticas

Las reuniones políticas de Trump a nivel nacional han acaparado la atención de los medios de prensa debido a las protestas violentas que se han desembocado entre los manifestantes y por revelarse banderas que no son estadounidenses.

Por ejemplo, en una reunión del candidato que se llevó a cabo en New México, se reportaron varias personas ondeando banderas mexicanas mientras otros quemaban camisetas con su nombre, arrojaban botes de agua contra las autoridades e inclusive volteaban botes de basura.

“Los manifestantes en Nuevo México eran vándalos que estaban volando la bandera mexicana. Adentro, el mitin fue grande y bonito, pero fuera estaban los criminales”, tuiteó Trump después del encuentro.

A nivel local, en otro mitin reciente en el Centro de Convenciones de la ciudad de Anaheim, hubo 14 arrestados, por lo menos un bote de basura fue incendiado y dos banderas mexicanas fueron ondeadas para demostrar descontento hacia el candidato.

Las banderas también se hicieron ver hace unos días en San Diego, donde 35 personas fueron arrestadas por conducta violenta y arrojar objetos a las autoridades.

La ayuda sin querer

A pesar de sus comentarios ofensivos contra la comunidad mexicana y musulmana, las mujeres, los afroamericanos y hasta los judíos, Trump cuenta con 11.53 millones de votos populares, según el sistema de conteo de RealClearPolitics.

Entre estos simpatizantes se suman también muchos latinos. Las encuestas más recientes de NBC señalan que Trump cuenta con un 20 por ciento del electorado latino. Asimismo, otra encuesta de Fox New Latino arroja que el porcentaje es del 23 por ciento.

No obstante, la comunidad latina inmigrante le está ayudando a aumentar su popularidad con estos comportamientos que refuerzan todo lo que Trump ha dicho, señala Luis Alvarado, experto en política y estratega republicano.

“A Trump le ayuda demasiado cuando miembros de nuestra comunidad se entregan al atractivo de ser voceros criminales. Volar banderas que no son americanas así como quebrar ventanas, dañar autos, arrojar objetos e insultar, básicamente le dice al mundo que los latinos somos gente sin clase y criminales”, asevera Alvarado.

El estratega sostiene que inclusivo él, quien está en contra de las políticas del magnate, fue atacado por manifestantes que le tiraron huevos.

Los manifestantes podrían tener mejor alcance si en lugar de soltar sus emociones violentamente o con banderas de otros países, lo hacen pacíficamente y exponen sus historias, asegura Alvarado.

“Hay un dicho que señala que si te metes a luchar con un puerco al lodo, el puerco lo va a disfrutar y tu no. Si la gente usa comportamientos malos, Donald va a ganar porque está demostrando su punto con las acciones negativas”, dice Alvarado.

“Mostremos unión y organización, porque lo que Trump quiere es dividir la nación y lo está logrando”, recalca el experto en política.

Las banderas no son en repudio a Estados Unidos

Ángela Sanbrano Ángela Sambrano, presidenta de la mesa directiva de CARECEN, sostiene que cualquier acción que conlleve a la violencia y dónde pueda haber lastimados, no es positiva.

“Es obvio que el mensaje de odio y racismo que ha expresado, Trump ha generado indignación. La comunidad, especialmente los milenios, se sientes atropellados porque les llama criminales y violadores, por ello han escogido salir con otras banderas para expresar que están orgullosos de sus nacionalidades”, dice Sanbrano.

“Yo no creo que expresarnos con diferentes banderas nos lastime tanto como no salir a votar. Es cierto que necesitamos enviar el mensaje de que estamos orgullosos de nuestras raícese y que somos parte de un país compuesto por muchas culturas, pero también debemos de participar cívicamente”, indica la activista.

Este 2016, más de 27 millones de latinos serán elegibles para votar, no obstante más de 12 millones de esos votantes siguen sin estar registrados, según estadísticas recientes de Pew Research Center.

El estudio también encontró que de los 27.3 millones de latinos elegibles, casi la mitad son adultos jóvenes de entre 18 y 35 años.

Theresa Weber, anglosajona republicana, sostiene que para ella no es una ofensa que la gente porte diferentes banderas, pero que muchos republicanos y hasta demócratas lo ven como falta de respeto.

“Todo mundo tiene la oportunidad de expresarse libremente, pero una bandera puede significar muchas cosas; que amas ese país y odias Estados Unidos, que prefieres someterte a las reglas de otra nación y no de esta nación”, dice Weber.

“Lo peor de todo la gente que ve eso puedo interpretarlo como invasión y nadie quiere ver su país invadido. Demuestra que quieres estar en este país sin violencia y que estás dispuesto a asimilarte. De otra forma no serás aceptado”, agrega Weber.


Anuncio