Anuncio

Balacera en un restaurante de L.A. deja tres muertos y 12 heridos. La policía busca a los sospechosos

Una balacera en la madrugada del sábado en un restaurante en el distrito de West Adams, dejó tres personas muertas y al menos 12 heridas, provocando una espectacular movilización policiaca en busca de los sospechosos.

“Es una escena sangrienta con casquillos de bala por todas partes”, dijo el sargento de LAPD, Frank Preciado.

Había al menos 50 personas dentro del restaurante ubicado en la cuadra 2900 de Rimpau Boulevard, cuando empezó la pelea, dijo Preciado.

Tres hombres salieron del restaurante y regresaron momentos después con armas de fuego y empezaron a disparar contra un grupo de personas. Algunas personas dentro del restaurante respondieron con sus armas, y muchos clientes quedaron atrapados en medio de la balacera, dijo Preciado.

La balacera continuó en un pasillo del restaurante, el cual está ubicado en una casa convertida en negocio.

“Cuando llegamos, había tres personas muertas y gente corriendo por todas partes”, dijo Preciado. “Teníamos a muchas personas con heridas de bala”.

Un numeroso grupo de agentes de todo Los Angeles fueron enviados al lugar de los hechos, el cual fue calificado como “realmente devastador”.

La policía detuvo a “dos personas sospechosas” –un hombre y una mujer- pero estaba en busca de otros sospechosos.

Los agentes empezaron a revisar todo el vecindario en busca de sospechosos.

Algunos de los heridos fueron llevados en ambulancia a hospitales de la zona, mientras que otros se transportaron por sus propios medios en busca de atención médica.

“Los lesionados fueron llevados a los diferentes hospitales de Los Angeles”, dijo Preciado.

Bill Scott, jefe de la estación Sur de Los Angeles del LAPD, dijo que los investigadores están todavía reuniendo las piezas para tratar de entender lo ocurrido.

“Esto es realmente una tragedia. Tenemos mucho trabajo por hacer. Cuando empezaron los disparos, todo mundo salió corriendo”, dijo el oficial. “Nuestros detectives están entendiendo ya que fue lo que ocurrió”.

El restaurante está especializado en comida jamaiquina y tiene muchos clientes. Los viernes por la noche tiene un DJ muy popular. Algunos clientes aprovechan para jugar domino. La policía informó que los propietarios están cooperando en la investigación.

El motivo de los hechos todavía no se sabe.

Alrededor de 50 oficiales del LAPD y un número similar de bomberos estuvieron en el lugar de los hechos inmediatamente después del tiroteo.

El sábado por la mañana, la policía acordonó un perímetro en el vecindario, bloqueando el acceso desde Rimpau Boulevard hasta Westhaven Street.

Los autos permanecían estacionados en ambos lados de la calle donde los investigadores analizaban los hechos. Los detectives informaron que encontraron casquillos de bala en ambos sentidos de la calle.

Alrededor de una docena de vecinos fueron vistos a lo lejos, mientras que un oficial escoltaba a un grupo de residentes a sus casas.

El propietario del restaurant, identificado solo como Dilly, dijo a un noticiero de televisión, que estaban celebrando un cumpleaños, cuando se desató el tiroteo.

“No hay un menú, simplemente lo que se cocina ese día es lo que reciben los clientes, aunque usualmente hay alrededor de siete platillos distintos. Los viernes solo cocina jerk de pollo”, según indica una de las reseñas del restaurante que se puede encontrar en internet.

Este tiroteo ocurre en un momento en el que la violencia está en aumento en Los Angeles.

De acuerdo a la base de datos del Crimen de Los Angeles Times, el distrito de West Adams ha tenido 109 delitos violentos en los últimos seis meses, aunque no había ocurrido ningún homicidio.


Anuncio