Anuncio
Share

Baja la tasa de niños abusados, pero instan al reporte de maltrato

(Los Angeles Times)

A pesar de que la cantidad de niños asesinados y abusados por sus padres, parientes o cuidadores ha bajado, las autoridades recomiendan a la comunidad poner atención al problema y reportarlo de inmediato.

La cantidad de niños asesinados en el Condado de Los Ángeles, por ejemplo, bajó a 14 en el 2016, unos cuatro niños menos de 18 el año anterior.

A su vez, los suicidios entre niños y adolescentes disminuyeron en 39 por ciento, mientras encontraron que el número de niños remitidos a las autoridades por sospecha de abuso o negligencia disminuyó ligeramente en el 2016.

No obstante, los accidentes automovilísticos siguieron siendo la causa principal de muertes infantiles ese año.

Como parte de los informes, los funcionarios del condado recomendaron que la comunidad, así como las agencias de servicio, los fiscales, la corte y las dependencias policiales empiecen a rastrear, registrar y reportar datos que involucran niños y familias impactadas por la violencia doméstica.

Los investigadores también recomendaron que las fuerzas del orden compartan todos los casos de violencia doméstica con el Departamento de Servicios para Niños y Familias.

Un historial de violencia doméstica prevaleció en el 64 por ciento de los niños que fallecieron en el 2016, dijo Deanne Tilton Durfee, directora ejecutiva del Consejo Interagencial sobre Abuso y Negligencia Infantil, que cumplió con los informes.

Aún así, dijo Durfee, las muertes infantiles a manos de un pariente o cuidador en el condado estabieron en “un mínimo histórico”’, lo que refleja “una tendencia a la baja”.

Lamentablemente, después de un declive reciente, el número de muertes infantiles en la cama aumentó a 47 en 2016 desde 24 en el año anterior.

Compartir la cama es “una práctica extremadamente peligrosa’’, dijo el doctor Clayton Kazan, director médico del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles.

La tasa de suicidios entre los menores de 18 años revirtió la tendencia al alza observada en 2015, cuando 23 jóvenes se quitaron la vida. Ese número disminuyó en un 39 por ciento en 2016 con 14 de esas muertes, el mismo número que el recuento de homicidios de abuso infantil.

Ocho de los 14 suicidios fueron entre adolescentes de entre 15 y 17 años.

Por otra parte, hubo un ligero descenso en el número de niños remitidos a DCFS, de 175,383 en 2015 a 168,830 en 2016.

Los funcionarios consideraron que el programa de entrega segura del condado, instituido para eliminar muertes infantiles abandonadas, es un éxito, citando 159 entregas con seguridad desde 2001, incluidos nueve en 2017.

En 2016, un total de 4,999 casos relacionados con abuso y negligencia infantil se presentaron ante la consideración a la Oficina del Fiscal del Distrito.

Los fiscales presentaron cargos en 2,441 de esos casos, con casi la mitad de ellos como delitos graves.


Anuncio