Anuncio
Share

Avanza medida que incrementa las penalidades por la venta ilegal de fentanilo

Una madre muestra la foto de su hijo que murio a causa del fentanilo.

Una madre muestra la foto de su hijo que murio a causa del fentanilo.

(AP)

El Comité de Seguridad Pública de la Asamblea aprueba el proyecto de ley que incrementa las penalidades por la venta ilegal del fentanilo, una droga cuyo uso ilegal está ligado a varias muertes en California y numerosos casos de sobredosis.

La ley SB 1323 de los senadores Patricia Bates y Bob Huff, se dirige ahora al Comité de Asignaciones para su consideración.

La meta del proyecto aumenta las penalidades criminales por su venta y distribución ilegal. El tiempo que una persona pueda pasar en prisión estatal dependería del peso que se posea a la hora de un arresto.

Por ejemplo, si la cantidad de fentanilo traficada excede un kilogramo, el infractor podría recibir una condena adicional de tres años; si está en posesión de 4 kilogramos pasaría cinco años de cárcel y si tiene 10 kilogramos podría enfrentar penas de 10 años o más.

“Esta aprobación significa un paso más a que la venta del fentanilo sea tratada como se trata un casa dónde hay tráfico de cocaína y heroína”, señala Bates.

“Con los recursos ilegales del fentanilo que contribuyen a las sobredosis de muchos individuos, es esencial que podamos llegar a los traficantes. En Breve, las leyes estatales no puede continuar tratando esta droga con menos seriedad que la heroína y la cocaína”, sostiene la senadora.

El Comité de Asignaciones tiene hasta el 12 de agosto para aprobar la medida. De ser aprobada esta pasa a la Cámara Alta para su voto final y después esta tiene que esperar la firma del gobernador Jerry Brown para su aprobación y aplicación.

Para los padres de familia a favor de esta medida, el voto de aprobación no debe pensarse dos veces.

“Por muchos años he visto en nuestros vecindarios la muerte de jóvenes gracias a las drogas… Si los expertos indican que esta droga puede matar, pues hay que impedir su distribución”, dice Rogelio Ortega, voluntario de la organización Alcohólicos Anónimos.

Asimismo, señala Terry Gómez, activista comunitaria del este de Los Ángeles, “apoyamos el compromiso de los senadores que ni son anglosajones, pero saben que son más populares en las minorías”.

La medida surge tras la muerte y sobredosis de cientos de personas a nivel nacional por el uso del producto.

Por ejemplo, en marzo el área de Sacramento vio 52 casos de sobredosis que destruyó la vida de 12 familias tras la muerte de sus seres queridos, según Huff.

“Toda persona que lidia con el fentanilo sabe que hay gente que va a morir por lo que distribuyen, pero esto no les interesa. Es parte de darle a las leyes esta herramienta para que puedan poner a estos traficantes en la prisión”, añade Huff.

De hecho, el Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles reporta que, entre el 2011 y el 2013, en el Condado de L.A. se produjeron 40 muertes por el consumo de fentanilo; solo en el 2014 la cifra de víctimas ascendió a 62.


Anuncio