Anuncio
Share

Autoridades alertan sobre incendios en el hogar por árboles de Navidad; ¿qué medidas tomar?

En el período 2010-2014 se registró un promedio anual de 210 estructuras de casas quemadas por árboles de Navidad en todo Estados Unidos.

En el período 2010-2014 se registró un promedio anual de 210 estructuras de casas quemadas por árboles de Navidad en todo Estados Unidos.

Cuatro de cada cinco incendios por árboles de Navidad ocurren en diciembre y enero, indica un reporte de la National Fire Protection Association, destacando que el riesgo a escala nacional es mayor que los siniestros que se producen de forma regular en el hogar.

Es decir que uno de cada 134 reportes de incendios por árboles terminan en muerte, mientras que uno de cada 142 reportes regular concluye en una fatalidad en Estados Unidos.

En el período 2010-2014 se registró un promedio anual de 210 estructuras de casas quemadas por las decoraciones navideñas, eso significa que hubo seis muertos y 16 lesionados cada año, hechos que produjeron 16.2 millones de dólares en daños.

David Ortiz, vocero del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, advierte que el peligro aumenta en los días de Navidad y Año Nuevo porque los árboles, en su mayor parte, han sido colocados el día después de ‘Thanksgiving’ y para finales de diciembre están secos.

“¿Cómo se identifican? Si las agujas del árbol ceden y caen rápidamente, y si el color es un verde opaco o hasta café, esa es otra seña”, explicó Ortiz, por eso recordó que es importante ponerles agua todos los días, aparte de recomendar que se utilicen luces certificadas.

El funcionario señala que muchas veces se colocan luces pirateadas, las cuales no reúnen las condiciones de seguridad gubernamental; con el calor o por un corto circuito son más vulnerables a provocar un incendio, a esto se suma que muchas veces los árboles están desatendidos.

“Es impresionante cómo un árbol de Navidad prende con tanta facilidad, hasta más rápido que un periódico, es decir que en menos de dos minutos la sala de la casa está completamente envuelta en llamas”, agregó.

“Hay que apagar las luces en la noche cuando no las estamos disfrutando, asegurarnos de tener luces certificadas y que los productos estén lejos de la calefacción por lo menos a tres pies de distancia; si hay calentones eléctricos alejarlos de la ropa, cajas o cualquier cosa inflamable”, añadió Ortiz.

En la actualidad, debido a los productos sintéticos en los hogares y a los materiales con los que se contruyen las viviendas, por ejemplo se utilizan productos comprimidos con goma, hacen más vulnerable las casas y en caso de un incendio los bomberos tienen poco tiempo para llegar.

En esta época, muchos incidentes también son causados por cocinar grandes cantidades de comida, pues mientras se realizan muchas cosas a la vez se descuidan los factores que provocan incendios.

“Hay que cambiar las baterías de los detectores de humo cada seis meses y tener un plan de evacuación para una emergencia”, subrayó Ortiz.


Anuncio