Anuncio
Share

Salario mínimo aumenta en el Condado de Los Ángeles a $15 la hora para el 2020

Afuera de las instalaciones del Condado de Los Ángeles se congregan trabajadores del condado, liderados por la supervisora Hilda Solís, quien aprobó la medida del salario junto con los supervisores Sheila Kuehl y Mark Ridley-Thomas.

Afuera de las instalaciones del Condado de Los Ángeles se congregan trabajadores del condado, liderados por la supervisora Hilda Solís, quien aprobó la medida del salario junto con los supervisores Sheila Kuehl y Mark Ridley-Thomas.

La junta de supervisores del Condado de Los Ángeles aprobó hace unos momentos el aumento del salario mínimo de $9 a 15 dólares la hora, medida que se implementará de forma progresiva en los próximos seis años.

Con un voto a favor de los supervisores Sheila Kuehl, Mark Ridley-Thomas e Hilda Solis, y en contra por parte de los supervisores republicanos Michael D. Antonovich y Don Knabe, el incremento se aplicará en los negocios ubicados en las áreas no incorporadas del condado.

No obstante, aunque la medida es vista con buenos ojos por los empleados y un segmento empresarial, algunos dueños de negocios tienen posiciones encontradas por lo aparentemente alto del incremento.

Las empresas con más de 25 empleados tienen como plazo el 2020 aplicar el aumento, mientras que los pequeños negocios tendrán hasta el 2021. En el Sur de California únicamente el concilio de Los Ángeles ha aprobado una medida similar.

Con esta decisión, se beneficiarán los empleados de negocios ubicados en las 140 áreas no incorporadas, las cuales representan el 65% del territorio del condado, el más grande del país y segundo en densidad.

“Es algo justo lo que están haciendo”, asevera Ana Jurado, propietaria del negocio AB Insurance, ubicado sobre el bulevard Whittier en el Este de Los Ángeles desde hace más de 30 años, en donde laboran dos empleados.

Los negocios en este vecindario tendrán que acatar la medida.

“Los gastos de la renta y comida han subido”, sostiene la negociante.

“Los dueños de las grandes empresas no se preocupan de cómo van a terminar al fin del mes, como le sucede a las familias de escasos recursos”.

A cuatro millas hacia el sur, siempre en el Este de L.A., se encuentra Continental Funeral Home, negocio creado en el 2009. En la actualidad, cuenta con 35 empleados y cuatro establecimientos en el Sur de California.

Magda Maldonado, propietaria de la funeraria, asegura que esta medida generará un impacto negativo en cadena; en principio, observa que el más afectado será el cliente, porque el presupuesto de operaciones será más alto.

“Eso significa que le voy a subir los costos al cliente para pagar los salarios”, afirma la empresaria. “Si ahora tenemos 35 empleados, voy a emplear a menos gente. Al final la economía en vez de estimularse, tendrá más gente sin trabajo”.

En la actualidad, en California el salario mínimo es de 9 dólares la hora. Sin embargo, las familias realizan malabares para sobrevivir.

En el Condado de Los Ángeles viven 9.5 millones de personas, de ellas alrededor del 18% se encuentran debajo de la línea de pobreza.

Desde el principio del debate, el supervisor Mark Ridley-Thomas mostró su apoyo a esta iniciativa. En el Distrito 2, jurisdicción que él representa, están los vecindarios más pobres del Sur de Los Ángeles, habitado en su mayoría por latinos y afroamericanos.

“Muchos trabajadores, aún con empleos a tiempo completo, no ganan lo suficiente para cubrir las necesidades básicas de sus familias, y deben confiar en los programas de protección administrados por el condado”, asegura.

“Más de medio millón de hogares no pudieron comprar suficiente comida en algún momento el año pasado”, agrega el supervisor, destacando que en complemento a esta medida se debe combatir el robo de salario.

A escala nacional, el presidente Barack Obama ha expresado en repetidas ocasiones su interés en incrementar el salario mínimo de 7.25 a 10.10 dólares por hora, iniciativa que busca ayudar a las familias de clase trabajadora.

Para que eso suceda, la medida tiene que ser aprobada en las dos cámaras del Congreso, donde los demócratas están en desventaja para lograr los votos necesarios.

En el Valle de San Fernando, sin embargo, los más de 400 miembros de la Valley Industry and Commerce Association (VICA) cuestionan la iniciativa del condado, al señalar que es un salario irrazonable y un problema para los propietarios de negocios.

“VICA está decepcionado”, afirma Stuart Waldman, presidente de la asociación.

“Especialmente a la luz del hecho que Los Angeles Economic Development Corporation ha publicado recientemente un estudio que muestra que un aumento del salario mínimo no tendrá un impacto significativo en la erradicación de la pobreza”, añade Waldman.

Junto a las 140 comunidades no incorporadas, en el condado hay 88 ciudades en las que cada concilio tendrá que votar si es que se suman al movimiento que ha encabezado el alcalde y concilio angelino.


Anuncio