Anuncio

Aseguran que niños de Los Ángeles están ‘viviendo el infierno’ tras ser expuestos a la violencia

(Getty Images)

La pequeña Rosa no quiere salir a la calle, pero si lo hace, toma la mano de su madre y no la suelta.

La niña de siete años de edad le pregunta a su madre sobre la muerte y el por qué alguna gente es mala, como para quitarle la vida a otros a través de las armas.

Viviana Paredes, madre de la menor, asegura que sus hijos sufren a diario la violencia y el crimen en las calles de Los Ángeles.

“Las pandillas, las peleas, los disparos de bala, los asaltos son acciones que se convierten en cosa del día, que no deberían ser lo natural de un vecindario, pero lo son”, dice Paredes, del Sur de Los Ángeles.

“Lo peor de todo es que nuestros hijos crecen escuchando de crimen y muerte… y definitivamente están viviendo el infierno en su infancia porque quedan traumados”, agrega la madre de familia.

Hasta ahora en la ciudad de Los Ángeles ninguna entidad formal se encarga de las secuelas que sufren los menores, pero todo eso cambia a partir de este mes, según la Procuraduría de Los Ángeles.

El abogado de la ciudad, Children’s Institute y el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), anunciaron la creación de un equipo de acercamiento para ayudar y poyar a todos los niños, que son expuestos a la violencia, por lo menos en el vecindario de Watts.

De funcionar el programa, el alcance podría llegar a niños de Los Ángeles de diferentes vecindarios.

El infierno es real

En 2017, se realizaron aproximadamente 110 llamadas a LAPD en Watts informando sobre disparos, con más del 40% de las llamadas provenientes de desarrollos de vivienda locales.

Cuando la violencia con armas de fuego ocurre en una comunidad, los niños a menudo son testigos del evento y de sus consecuencias.

El impacto de la exposición a la violencia con armas de fuego se asocia con problemas de aprendizaje, salud, emocionales y de comportamiento, así como con el abuso de sustancias en etapas posteriores de la vida, sostiene el equipo de nombre REACH TEAM.

“Los niños merecen una infancia segura, y cuando la violencia irrumpe en sus vidas, tenemos que intervenir y actuar, y eso es exactamente lo que vamos a hacer”, dice el procurador Mike Feuer.

“He nombrado a la fiscal adjunta, Lara Drino, quien tiene años de experiencia trabajando con niños maltratados, a cargo de nuestros esfuerzos para trabajar con nuestros socios e intervenir de forma rápida, y efectiva para reducir el trauma a largo plazo que sufren los niños expuestos a la violencia”, anuncia el procurador.

¿Cómo funciona?

REACH TEAM tiene como objetivo garantizar que los niños y las familias expuestas a la violencia con armas de fuego reciban una intervención de crisis apropiada y oportuna, así como servicios de apoyo a través del Children’s Institute y las organizaciones asociadas.

De acuerdo a las autoridades, cuando se les informe un disparo de bala en la comunidad de Watts, LAPD evaluará la escena y notificará al EQUIPO REACH, compuesto por personal del Instituto de Niños, que proporcionará una respuesta de crisis inicial a las familias involucradas tan pronto como sea posible.

A partir de ahí, los niños identificados podrán tener apoyo y el seguimiento será derivado al Children’s Institute, para que los menores puedan recibir servicios de salud, así como otros servicios de auxilio familiar.

Como parte del programa, la Oficina del Fiscal de la Ciudad de Los Ángeles y el Instituto de Niños realizarán regularmente actividades de extensión comunitaria dentro de las escuelas de Watts, desarrollo de viviendas, organizaciones comunitarias y organizaciones sin fines de lucro.

Los niños y las familias en Watts que han estado expuestos a la violencia con armas de fuego en el pasado, también pueden buscar ayuda.

Esta iniciativa ha recibido orientación y apoyo de Watts Gang Task Force y The Housing Authority, de la ciudad de Los Ángeles

“Children’s Institute está tan complacido de asociarse con la oficina del procurador de la ciudad y el LAPD en esta importante iniciativa, que es una extensión natural de nuestro trabajo que ofrece servicios informados y apoyo para niños y familias en la comunidad de Watts y en todo Los Ángeles”, sostiene Martine Singer, presidenta y directora ejecutiva de Children’s Institute.

Además de brindar atención temprana y seguimiento a través del EQUIPO REACH, también se espera aumentar la conciencia de la comunidad sobre los posibles efectos a largo plazo de la exposición a la violencia armada y alentar la asistencia.

La policía está de acuerdo con la iniciativa

“Las balas disparadas en nuestra comunidad destruyen el tejido mismo de nuestra seguridad emocional, especialmente para nuestros niños”, señala Michel Moore, jefe de policía de LAPD.

“No hay excusa para que un niño en nuestra ciudad esté expuesto a la violencia armada, y el Departamento de Policía de Los Ángeles trabajará diligentemente para garantizar que nuestros residentes más vulnerables estén a salvo y respaldados”, dijo el jefe policial.

José Rodríguez, miembro de The Vermont Manchester Colaborative, una organización en contra de la violencia en el Sur de Los Ángeles, destaca que los traumas de este tipo en los niños tienen consecuencias devastadoras.

“Conozco menores que tienen problemas en la escuela. Se convierten en personas muy tímidas, muy desconfiadas, cualquier auto en la calle que pasa lento les asusta, solo se están cuidado el hombro”, dice Rodrgíuez.

“Este tipo de sufrimiento no es aceptable para que un niño inocente lo viva. La ciudad necesita acercarse a más comunidades, ya que no solo Watts está plagado de crimen”, agrega.


Anuncio