Ante festejos de la Guadalupana, Arquidiócesis de San Diego ayuda a caravana migrante

Ante festejos de la Guadalupana, Arquidiócesis de San Diego tiende ayuda a integrantes de caravana

A unos días del festejo de la Virgen de Guadalupe, la oficina de inmigración de la Arquidiócesis de Los Ángeles le recuerda a la comunidad que si buscan ayudar a los migrantes de la caravana en la frontera, pueden acercarse a Caridades Católicas en San Diego.

La entidad por ahora está aceptando la ayuda de la gente como ropa, comida o dinero. Al mismo tiempo, provee transportación a las personas que logran procesar sus documentos y son liberadas en San Diego.

“Hasta hace poco el gobierno federal estaba ayudando con la reubicación de hasta unas 50 personas al día, las que se calcula que son procesadas. Sin embargo, ya no lo está haciendo, y las organización sin fines de lucro se están encargando de ello”, dice Isaac Cuevas.

“Entonces Caridades Católicas en San Diego se ha dado a la tarea de asistir en la reubicación”, agrega.

De acuerdo a Cuevas, Caridades Católicas en Los Ángeles también contesta muchas llamadas sobre cómo se le puede ayudar a los miles de migrantes que llevan varias semanas en Tijuana, y los cuales están enfrentando la inclemencia de las temperaturas bajas y la lluvia.

Si alguien quiere ayudar a los migrantes, puede llamar también a la organización en San Diego, ahí les dicen lo que la gente en la frontera necesita, inclusive zapato y artículos de higiene personal.

“Desafortunadamente la política causa que la gente tenga opiniones diferentes sobre la caravana. Para nosotros, lo principal es tratar a los necesitados como trataríamos a Cristo”, agrega.

Actualmente se calculan que unos 6 mil migrantes se encuentran en Tijuana.

Recientemente, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) publicó su comunicado titulado “Los gritos del pobre”, para manifestar el grito de ayuda de la comunidad de Honduras y de otros países centroamericanos que forman parte de la caravana.

“Asombrados contemplamos que con esta caravana, como con los distintos gritos del pobre, surgen miembros de la sociedad tratando de sofocarlos al percibir esos gritos como amenaza para su confort e intereses propios”, dice el comunicado.

“Todos en la Iglesia y en la sociedad estamos llamados a salir al encuentro de los desplazados y ofrecer nuestro apoyo tanto organizado como espontáneo como principio de humanismo y caridad”, resaltaron los obispos mexicanos.

El Episcopado añadió que la solución no está en darle la espalda a la caravana sino “en abrir oportunidades permanentes para su realización personal y familiar”, con “un nuevo pacto social que aborde profunda y definitivamente la solución a este drama social”.

Por su parte, monseñor Francisco Moreno Barrón, arzobispo de Tijuana, en la frontera norte de México con Estados Unidos, hizo un llamado a seguir abriendo “el corazón y los brazos” a los migrantes, dijo al noticiero Aci Prensa.

Barrón destacó que “Tijuana tiene un rostro migrante, una identidad migrante y también desde luego la Arquidiócesis, porque a través de muchos años ahí hemos abierto el corazón y los brazos a los migrantes que van de paso a Estados Unidos y a muchos más que se quedan a vivir allí”.

Catholic Charities of San Diego: Teléfono (619) 287-1270 o Catholic Charities of Chula Vista: (619) 498-0722.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
59°