Anuncio
Share

Ancianos que cuidan de familiares enfermos: ‘La fuerza laboral que más sufre’

(Los Angeles Times)

Mientras unos 40 millones de ancianos encuentran felicidad en proveerles servicios de cuidado a sus propios familiares enfermos, ellos también enfrentan tensiones financieras, emocionales y físicas.

Esos obstáculos, más el hecho de que la mayoría no recibe un salario, los convierten en una de las fuerzas laborales que más sufre en silencio, según SCAN Health Plan, un organización sin fines de lucro que aboga por la independencia y salud de las personas de la tercera edad.

“Sabemos que cuidar a los demás, especialmente cuando el cuidador es mayor, puede tener efectos negativos en la salud mental, emocional y física”, afirma Eve Gelb, vicepresidenta sénior de SCAN Health Plan.

“Es importante que abordemos este problema de manera directa, dado el envejecimiento rápido de la población”, dice Gelb refiriéndose a los políticos que pueden implementar leyes para ayudar a este sector.

De acuerdo a datos de la organización, el 47 por ciento de los cuidadores ha tenido que ajustarse financieramente a raíz de sus responsabilidades.

De esos, el 34 por ciento ha recortado sus propios gastos a discreción para cubrir gastos para la persona que cuida.

Asimismo, el 20 por ciento ha usado de sus ahorros para proveer cuidado, el 8 por ciento ha acumulado deuda en sus tarjetas de crédito para proveer cuidado, mientras el 5 por ciento ha preguntado por donaciones o apoyo financiero de amigos y familiares.

Desde la perspectiva de la salud física y emocional, las implicaciones del cuidado pueden ser igualmente preocupantes.

La organización señala que el 82 por ciento tiene dificultad para decir “no” al trabajo. El 54 por ciento se siente culpable por tomarse descansos mientras el 29 por ciento pasa 40 horas a la semana o más cuidando a alguien.

Además, el 47 por ciento está preocupado por la tensión física que acompaña al cuidado y el 44 por ciento está preocupado por las tensiones emocionales.

“Estas cifras proporcionan información pertinente que nos ayudará, a medida que continuamos desarrollando soluciones para ayudar a las personas mayores, y asumiendo la responsabilidad de cuidar a los demás”, dice Gelb.

“Los cuidadores deberían vivir su mejor vida también; sin embargo, estamos viendo que terminan sacrificando su propio bienestar”, agrega Gelb al mismo tiempo que enfatiza que el 70 por ciento de cuidadores se sienten solos, sin el apoyo de los profesionales u otras instituciones de salud.

Las cifras son resultado de una encuesta realizada en diciembre del 2017, donde fueron entrevistados 1,000 adultos de Estados Unidos, representados a nivel nacional, mayores de 65 años sobre sus responsabilidades como cuidadores.


Anuncio