Anuncio
Share

Adultos mayores acorralados por el pago de renta; encuentre cómo puede obtener ayuda

(AP)

Manuel Contreras, de 75 años de edad, le tuvo que pedir ayuda a sus hijos recientemente, para pagar su renta de $1,400 mensuales o que le permitieran vivir en uno de sus hogares.

El problema es que sus ahorros de todo una vida se le fueron en rentas, y el dinero de su retiro es mucho menor que el pago de alquiler.

Contreras se suma a los ancianos o más de tres cuartas partes de las personas mayores de bajos ingresos de California, que tienen problemas al pagar la renta.

Traducido en número, más de 500,000 personas en edad avanzada se están viendo obligadas a alejarse de sus redes sociales y médicas establecidas, para encontrar alquileres que puedan sostener, dice el Centro de Investigación de Políticas de Salud de UCLA.

El resultado es que esta población termina en viviendas deficientes, con menos recursos para atender sus enfermedades e inclusive sin hogar.

“Los californianos mayores con ingresos limitados luchan para pagar por alojamiento, comida, atención médica y otras necesidades básicas. La escalada de los precios de alquiler puede empujarlos a salir por la puerta”, dice Imelda Padilla-Frausto, científica investigadora y coautora del informe.

“Si tienen suerte, pueden aterrizar en la casa de un pariente o amigo”, agrega la investigadora.

Según Frausto, el 55.8 por ciento de las personas mayores de bajos ingresos en California soportan una fuerte carga de renta y el 22.6 por ciento están moderadamente agobiados.

Por ahora, más alquiler que requiere más de la mitad de los ingresos antes de impuestos de un hogar se identifica como una “carga grave”, mientras que el alquiler que consume más del 30 por ciento pero menos de la mitad es una “carga moderada”, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano.

Diferencias regionales y de condado

Los condados del área de Sacramento tienen la proporción más alta, de personas mayores de bajos ingresos gravemente cargadas por el alquiler con el 63.7 por ciento.

En combinación con el 18.6 por ciento de las personas mayores de bajos ingresos con una carga moderada, esa región tiene la carga de alquiler regional más alta, afectando a más de 8 de cada 10 personas mayores de bajos ingresos, según el estudio.

El porcentaje de ancianos del área del Valle de San Joaquín gravemente cargados por el alquiler, es de 80.3% mientras que el Condado de Los Ángeles es de 80%.

En cambio, la región de San Francisco de alto costo tiene una carga de renta levemente menor entre los ancianos de bajos ingresos, 77.1 por ciento, porque algunos inquilinos a largo plazo en el área viven en unidades de renta controlada, lo que reduce sus alquileres pagados, informa el estudio.

Aún así, el 40.9 por ciento de los inquilinos mayores de bajos ingresos en esta amplia región tienen una carga de renta severa.

“En California, tenemos una población que envejece rápidamente”, dice Steven Wallace, director asociado del centro y autor principal del estudio.

“La brecha entre los ingresos fijos de muchos adultos mayores y el aumento de las rentas es probable que se amplíe a un abismo, a menos que ocurran cambios en los costos de alquiler, los ingresos o ambos”, agrega.

¿Qué tipos de programas de asistencia de alquiler para ancianos están disponibles?

El gobierno federal y muchos gobiernos estatales brindan asistencia para el alquiler a las personas mayores de bajos ingresos principalmente a través de viviendas asequibles (viviendas públicas) o a través de varios programas de vales de vivienda.

Tal asistencia, incluso la provista por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) federal, normalmente se administra a través de las Autoridades Locales de Vivienda Pública (PHA).

Vivienda asequible

La vivienda asequible está disponible para familias de bajos ingresos, incluidas aquellas que califican como personas mayores o discapacitadas, y pueden incluir apartamentos o incluso viviendas unifamiliares.

Por lo general, los inquilinos no pagarán más del 30% de sus ingresos mensuales en alquiler en una unidad de vivienda asequible. Tales viviendas son propiedad de y operadas por PHA locales que reciben fondos del gobierno federal.

Para ser elegible para viviendas asequibles, una persona de la tercera edad debe tener sesenta y dos años o más, y debe tener un ingreso anual que no sea más que el límite de “ingreso más bajo” para el área geográfica.

Los límites de ingreso inferior son publicados anualmente por HUD.

Programas de vales de vivienda

A diferencia de los programas de vivienda asequible, los programas de “vouchers” de vivienda, como el Programa de Vales de Elección de Vivienda (anteriormente llamado “Sección 8"), administrados por HUD, involucran asistencia de alquiler para unidades de alquiler de mercado privado.

Los comprobantes se gestionan a través de las PHA, que pagan el comprobante directamente a los propietarios, y el residente paga la diferencia correspondiente a la renta.

Estos programas implican una mayor variedad de opciones de vivienda, ya que las personas mayores pueden elegir su ubicación de vivienda preferida en el mercado privado, siempre y cuando el propietario de la propiedad acepte los términos del programa de cupones.

Para ser elegible para el Programa de Vales de Elección de Vivienda, la persona debe tener sesenta y dos años o más y cumplir con el “Límite de Muy Bajos Ingresos” para el área geográfica, que también se publica anualmente por HUD.

¿Cómo solicito un programa de asistencia de alquiler?

Si necesita ayuda con el alquiler o si tiene conocimiento de un adulto mayor que necesita dicha asistencia, comuníquese con sus Autoridades Locales de Vivienda Pública (PHA) locales para determinar la elegibilidad y presentar una solicitud.

Puede ubicar una PHA cercana buscando recursos por estado en el sitio web de HUD: https://www.hud.gov/states/california.


Anuncio