Anuncio

Indocumentados aseguran que no participarán en el Censo 2020; el impacto sería perjudicial para California

(Getty Images)

En el marco de la inclusión de una pregunta sobre la ciudadanía en el Censo 2020, ya hay quienes aseguran que no van a participar en esta encuesta.

Inmediatamente después de la inclusión, el fiscal de California, Xavier Becerra, demandó este lunes al gobierno del presidente Donald Trump.

Al mismo tiempo, la administración ha recibido una infinidad de críticas negativas de parte de la comunidad activista pro-inmigrante.

Enrique Segura, beneficiario del Estatus de Protección Temporal (TPS), sostiene que su meta como la de muchas de sus amistades es regresar a las sombras para evitar la deportación.

“Estoy convencido de que no voy a participar en el censo. Mi estatus de protección ha sido cancelado y estoy pensando en mudarme de domicilio, para que la ‘migra’ no me encuentre en el futuro”, dijo Segura.

“La pregunta de ciudadanía que hace la encuesta me va a perjudicar a mí y a mi familia. Estoy seguro de que muchos beneficiarios de TPS van a optar por la ruta de no contestarlo”, agregó.

Alejandra Menjívar, quien es indocumentada, dijo que su familia participó en el censo cuando recién llegaron a este país, pero esta vez no lo harán.

“Sabíamos que esas preguntas son para darle más fondos al estado. No teníamos miedo de contestar que había personas legales como ilegales en la casa, pero con este presidente sí hay miedo, y mucho”, señaló Menjívar.

En un análisis sobre la nueva pregunta, Arturo Vargas, director ejecutivo del Fondo Educativo de la Asociación Nacional de Funcionarios Electos (NALEO), sostuvo que está claro que Trump está poniendo la política por encima del pueblo estadounidense.

“La adición de cualquier pregunta en este momento tendría consecuencias catastróficas para los latinos y todos los estadounidenses”, valoró.

Vargas indicó que ha visto de primera mano, la cuidadosa y costosa investigación y pruebas que ha realizado durante años la Oficina del Censo, para desarrollar las preguntas utilizadas para el recuento.

“Esto significa que la adición del tema de inmigración al Censo 2020, se implementaría a ciegas sin ninguna evaluación científica, de qué tipo de impacto tendría sobre las tasas de respuesta pública o el seguimiento necesario para quienes no respondan el cuestionario”, agregó.

Asimismo, enfatizó que “las estimaciones de la Oficina del Censo muestran que cada uno por ciento de disminución en la tasa de auto-respuesta aumentará el costo del censo en 55 millones de dólares”.

En los próximos meses, Vargas dijo que su organización se unirá a los socios y colegas de todo el país para revertir esta costosa línea de acción presidencial.

Por ahora, senadores demócratas han introducido la “Ley de Todas las Personas en el Conteo” en la Cámara Alta, como esfuerzo para evitar la pregunta en el Censo.

Álex Padilla, secretario estatal de California, especificó que en términos de daños el tamaño de la clase de kínder de los niños se vería afectado así como los fondos de seguridad nacional.

También los fondos de preparación para desastres naturales y construcción de autopistas, así como los recursos de tránsito masivo sin contar los servicios de salud y sala de emergencia.

California, con sus grandes comunidades de inmigrantes, se vería perjudicada desproporcionadamente, concluyó Padilla.


Anuncio