Anuncio

Oficial: Álex Villanueva obtiene histórico triunfo al derrotar al actual Sheriff de Los Ángeles

Vllanueva en rueda de prensa en la ciudad de Whittier.

Vllanueva en rueda de prensa en la ciudad de Whittier.

(Selene Rivera)

Alex Villanueva reemplazará a Jim McDonnell como sheriff del condado de Los Ángeles, lo que marca un precedente histórico, ya que en más de 100 años, nunca un Sheriff en funciones había sido derrotado en unas eleccio0nes por un contrincante.

McDonnell aceptó su derrota el lunes y dijo en un comunicado que organizaría una transición ordenada.

“El honor de servir como Sheriff del Condado de Los Ángeles no tiene igual”, dijo en su declaración. “El Sheriff se enfrentará de inmediato con una serie de temas muy complejos relacionados con mantener la seguridad pública y la confianza de la población”.

Villanueva lidera con casi 126,000 votos, con sólo 100,000 boletas aún por contabilizar.

Villanueva, quien se retiró con el rango de teniente después de servir en el Departamento del Sheriff durante tres décadas, ganó a pesar de no tener experiencia en los niveles superiores de agencias dedicadas a la aplicación de la ley.

Hizo de su condición de demócrata una pieza central de su plataforma y prometió expulsar a los agentes de inmigración de las cárceles del condado.

La competencia electoral en el Departamento del Sheriff fue sumamente apretada. A primeras horas del día de las elecciones e inclusive en la madrugada del día después, el conteo de votos indicaba que Jim McDonnell continuaría en su puesto como jefe del Departamento del Sheriff de Los Ángeles (LASD).

Sin embargo, surgieron más votos que al paso de los días le dieron la victoria formal al candidato Álex Villanueva.

Ahora el nuevo sheriff será vigilado de cerca por varias organizaciones, tanto pro-inmigrantes como de derechos civiles, ya que McDonnell y su departamento se han visto envueltos en críticas crudas tras los continuos problemas de abuso y brutalidad en contra de las minorías, así como un vínculo de trabajo con “la migra”.

Durante su candidatura, Villanueva le dejó saber a los residentes del condado una cita que resonó para muchos.

“Me postulo para que el Sheriff reúna a esta comunidad, para que todos puedan sentirse seguros, porque la seguridad pública depende en gran medida de la confianza entre la comunidad y el Departamento del Sheriff”, dijo el candidato.

Ahora el puertorriqueño recalcó en primera estancia que va a honrar la SB-54, la ley santuario de California que protege a los indocumentados del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Villanueva admitió que el trabajo en conjunto de ICE con el Sheriff McDonnell, fue un empuje que le permitió a él la elección en esta contienda.

“La SB-54 es un tema nacional que le concierne a muchos de diferentes formas. Tenemos en la región casi el millón de indocumentados. Este es suelo clave, y en cualquier intento de desestimar la ley, mucha gente va a estar preocupada”, agrega.

“Voy a honrar la SB-54, voy a sacar a los agentes de ICE de las cárceles”, añade.

Villanueva invirtió tres décadas con el LASD, antes de retirarse a principios de este año, y McDonnell ha estado con el Departamento de Policía de Los Ángeles durante 29 años.

Villanueva, quien es demócrata, obtuvo el respaldo del Partido Demócrata del Condado de Los Ángeles, recogió una llave aval de la Asociación de Alguaciles Adjuntos de Los Ángeles, el sindicato que representa a los agentes de rango y archivo así como organizaciones pro-inmigrantes como Chirla.

Pero la balanza parecía inclinarse a favor de McDonnell, quien tuvo el respaldo de al menos cuatro de los cinco supervisores del condado, y quienes crearon la Comisión de Supervisión Civil para supervisar su departamento.

Sin lugar a duda, muchos tenían sus apuestas en favor de McDonnell, ya que también fue apoyado por el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti; el exjefe de la policía de Los Ángeles, Charlie Beck; la fiscal Jackie Lacey y docenas de funcionarios estatales y municipales.

Y es que estar al mando de LASD es un trabajo mayor: El nuevo jefe tendrá que administrar un departamento con un presupuesto de más de $3.2 mil millones y casi 18 mil empleados, proporcionando servicios de patrulla a 42 ciudades contratadas, más áreas no incorporadas del condado, así como la administración del sistema carcelario con un promedio diario de 17 mil internos.

La campaña

Villanueva hizo campaña como un reformador progresista, prometiendo reconstruir el departamento basado en las normas de vigilancia comunitaria.

“[Los residentes] quieren un sheriff que sea transparente y tenga los conocimientos institucionales y habilidades de liderazgo para llevar a cabo reformas, reconstruir y restaurar el Departamento del Sheriff de Los Ángeles”, sostiene Villanueva.

Este mismo acusó a McDonnell de micro gestionar a los agentes en un esfuerzo para imponer disciplina, implicando que Villanueva revertiría esas políticas.

Durante su postulación, Villanueva alegó que les daría a los agentes de custodia todas las herramientas que necesitan para defenderse, ya que había demasiada indecisión en las cárceles.

Agregó que consideraría una mejor distribución de Tasers y spray de pimienta así como potencialmente traer linternas de metal, que anteriormente fueron prohibidas..

El tema de la migración no se queda atrás

Villanueva afirma comprometerse a prohibir el trabajo en conjunto con ICE en las cárceles del condado, un tema importante para los grupos de derechos civiles, aunque reconoce que tendría que coordinarse con la agencia federal para entregar a los delincuentes condenados por delitos graves o violentos por su puesta en libertad.

El oficial sostiene que esta sería la primera vez que un puertorriqueño en toda la nación, se convierta el jefe del Sheriff.

Villanueva recalcó que McDonnell y su trabajo con ICE hicieron que la comunidad desconfiara de las autoridades locales, algo que él va cambiar.

“No será fácil ni va tomar un día, pero vamos a trabajar en ello”, añade.

¿Quién es Álex Villanueva?

A temprana edad obtuvo un doctorado en administración pública, al estudiar el impacto de la diversidad en el liderazgo de las fuerzas del orden público, mientras trabajó a tiempo completo en una patrulla dentro del Departamento del Sheriff.

Anterior a ello, se convirtió en un experto en liderazgo al servicio de la Fuerza Aérea de Estados Unidos y la Guardia Nacional del Ejército de California.

Recuerda que una vez como policía, fue expulsado de la oficina de un comandante por abogar por una prohibición de fumar dentro de las instalaciones de la cárcel.

Al paso de los años, como organizador sindical, Villanueva afirma haber luchado tanto “por la transparencia como por la representación ética, el catalizador de muchas reformas dentro de las organizaciones de empleados que representan a los miembros y empleados del Sheriff de Los Ángeles hasta el día de hoy”.

Villanueva se otorga el haber descubierto la corrupción dentro del Departamento bajo el sheriff Lee Baca y su ayudante Paul Tanaka, convirtiéndose en uno de los primeros en señalar al exsheriff.

Villanueva como su esposa Vivian, también agente del sheriff, fueron rechazados sistemáticamente por los gerentes y líderes de todo el Departamento.

Bajo falsas pretensiones, a Villanueva le dieron dos suspensiones y se le negó el ascenso porque habló, pero nunca se retiró, hasta que Baca y Tanaka fueron enjuiciados.

Si bien el Sheriff McDonnell no solo no reformó el departamento, también puso a algunos de los amigos de Baca y Tanaka en posiciones de poder, de acuerdo a Villanueva, quien ahora sostiene que planea reconstruir el Departamento desde cero, reformando la organización en torno a los principios de la policía comunitaria y los estándares éticos de conducta.


Anuncio