Anuncio
Share

Alarma el aumento de uso de marihuana en el condado de LA

(AP)

El análisis de datos de salud local encontró que el porcentaje de adultos mayores de 18 años, que informaron haber consumido marihuana en el último año aumentó de un 9 a un 12 por ciento entre 2011 y 2015.

Aún antes de que la marihuana fuera legalizada para recreación en California, su uso ya estaba en aumento entre los adultos del condado de Los Ángeles, explica el Departamento de Salud Pública de la región.

El departamento también encontró que el consumo de marihuana se incrementó en casi 50 por ciento entre adultos de 21-29 años. En 2015, el uso fue más alto entre los 18-20 años de edad con un (27 por ciento) y 21-29 años (con 22 por ciento), mientras que los hombres fueron dos veces más propensos usar marihuana que las mujeres (16 por ciento en comparación con 8 por ciento).

La marihuana se legalizó para la venta y el consumo recreativo en California el 1 de enero de este año a través de la Proposición 64.

Sin embargo, lo más alarmante fue que aunque el uso general entre adultos por debajo del nivel de pobreza era más bajo 8 por ciento que entre todos los otros grupos de ingresos, el uso específicamente entre los adultos nacidos en Estados Unidos fue más alto con un 19 por ciento, más alto que otros grupos.

“Las altas tasas de consumo de marihuana en las comunidades de bajos ingresos antes de la aprobación de la Proposición 64 significa que debemos prestar mucha atención a donde los dispensarios se agrupan post-legalización”, sostiene Barbara Ferrer, directora del Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles.

“Las experiencia pasada con la venta de alcohol y marihuana medicinal sugiere que las concentraciones de este tipo de empresas pueden tener un impacto desproporcionado en las comunidades de color de bajos ingresos’’, agrega Ferrer.

Para José Rodríguez, miembro de The Vermont Manchester Collaborative, este es un aviso de que el condado debe dispersar este tipo de negocios.

“El condado busca que no haya indigencia o crimen, pero se les ocurre dar los permisos para los negocios que venden la droga en vecindarios de bajos recursos”, dice Rodriguez.

“Ahora entonces le pedimos al condado que ponga atención porque lo vamos a hacer responsable si hay aumentos de delitos o indigencia”, agrega.

Por otra parte, explica la experta, “los niveles más bajos de uso reportado se encuentran entre los nacidos fuera de Estados Unidos, y eso es alentador. Sin embargo, se necesita más investigación para comprender cómo esto podría ayudar a informarles sobre los programas de prevención de la marihuana, especialmente los que están dirigidos a los adolescentes’’.

Mientras el uso general de la droga entre los latinos fue del 10 por ciento, para los asiáticos fue del 6 por ciento en comparación con los blancos con un 15 por ciento mientras los afroamericanos fue de un 20 por ciento.

Por su parte, el condado de Los Ángeles enfatiza que una prohibición del cannabis comercial sigue vigente en las áreas no incorporadas.

Una conclusión clave del informe es que si la junta decide levantar la prohibición, queda mucho por hacer: establecer una comisión y una junta de revisión asesora, crear una evaluación de salud y modificar al menos cinco ordenanzas ya puestas en lugar así como la creación de un taller público sobre el acceso a las oportunidades de cannabis. Todo lo cual probablemente tomaría meses, sino años.

“La Junta de Supervisores ha decidido no apresurarse en este asunto y, al no tomar ninguna acción ha permitido que la prohibición del cannabis comercial en las áreas no incorporadas permanezca en su lugar”, dijo la Supervisora Janice Hahn en un comunicado.

“Sin embargo, esta prohibición no afecta la capacidad de los residentes de usar cannabis recreativamente o cultivar plantas en su propiedad para uso personal como lo garantiza la Proposición 64".


Anuncio