Anuncio
Share

Acuerdo extra judicial obliga a Los Ángeles a cumplir con reglas ambientales

En Wilmington, por ejemplo, el ayuntamiento había autorizado más de 540 pozos de petróleo en el 2015.

En Wilmington, por ejemplo, el ayuntamiento había autorizado más de 540 pozos de petróleo en el 2015.

(Los Angeles Times)

Tras una demanda impuesta por varios jóvenes activistas, la ciudad de Los Ángeles llega a un acuerdo extrajudicial para cumplir con varias reglas de cuidado ambiental a la hora de hacer negocio con las compañías petroleras.

Según los jóvenes, apoyados por varias organizaciones comunitarias, la demanda surgió en noviembre del año pasado contra la ciudad por permitir que las compañías hicieran perforaciones cerca de sus hogares y sin llevar a cabo estudios ambientales.

Aún cuando los estudios son obligatorios, la cuidad no aplica la política en varias regiones donde la mayoría de habitantes son latinos y afroamericanos, apuntaba la demanda presentada en la Corte Superior del Condado en nombre de Youth for Environmental Justice, South Central Youth Leadership Coalition (SCYLC), y Center for Biological Diversity.

Asimismo la querella hacía hincapié en que las perforaciones ocurren en comunidades de bajos recursos como Wilmington y el sur de Los Ángeles.

Según la queja, cientos de miles de angelinos viven dentro de una milla de un pozo de petróleo. En Wilmington, por ejemplo, el ayuntamiento había autorizado más de 540 pozos de petróleo en el 2015.

El Departamento de Planificación implementó nuevos procedimientos y directrices, antes del acuerdo, destinados a garantizar que la ciudad cumpla con Ley de Calidad Ambiental de California al autorizar las perforaciones.

Dichas directrices reconocen que la extracción de petróleo puede “crear riesgos y peligros únicos” y “tener impactos significativos e inmediatos sobre la salud, la seguridad y el bienestar de los residentes en el sitio del proyecto y sus alrededores”.

El cumplimiento correcto de estudios ambientales y el derecho de la comunidad en saber lo que sucede en sus vecindarios son pasos importantes hacia la prevención de la discriminación racial en el futuro, sostiene Gladys Limón, una de las abogadas que lleva el caso.

The Sout Central Youth Leardership Coalition señala estar orgullosos de los pasos que ha tomado la ciudad.

“Como jóvenes, esta victoria nos da ‘carburo’ para continuar nuestra lucha para acabar con la perforación de petróleo en los barrios de bajos recursos”, dice la coalición.

Bajo el nuevo procedimiento, el Ayuntamiento no otorgará permisos para la extracción de petróleo sin proporcionar al público con notificaciones y audiencias.

Asimismo, la ciudad deberá examinar posibles amenazas para la salud, seguridad y el ambiente en cada proyecto. De llegar a encontrar que ciertos proyectos pudieran afectar a la comunidad, la ciudad deberá hacer que las empresas petroleras a tomen medidas para reducir la contaminación, el polvo, el ruido, el tráfico de camiones, humos diesel y otros problemas que surjan.

Anthony Fernández, un miembro de Youth Environmental Justice, sostiene que las nuevas pólizas y procedimientos son “una victoria para los jóvenes que dieron un paso adelante para proteger su comunidad”.

Las operaciones petroleras en Los Ángeles emplean comúnmente productos químicos tóxicos, que se sabe causan enfermedades respiratorias, cáncer y otros problemas de salud.


Anuncio