Anuncio
Share

Activistas pro-inmigrantes enardecidos por visita de Jeff Sessions a L.A.; preparan más protestas

(AP)

La visita del fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions a Los Ángeles enardeció a los grupos de defensa pro-inmigrantes, y los motivó a salir a protestar este martes por las políticas fronterizas de la administración de Donald Trump.

Otra protesta se espera este fin de semana 30 de junio, afuera del ayuntamiento de la ciudad, y donde se esperan por lo menos 3 mil participantes.

Cerca de dos docenas de miembros del clero fueron arrestados, afuera del juzgado federal en la calle Spring, después de desafiar una advertencia de la policía para dispersarse.

Los arrestos estaban destinados a “enviar un mensaje de que lo que está sucediendo en este país, esta política de ‘tolerancia cero’, es completamente atroz, que esto es una obviedad’’, indicó Felicia Parazaider, ministra de la congregación de la Revolución del Amor, en North Hollywood.

“Ni siquiera se trata de política, se trata de nuestra humanidad, se trata de nuestra brújula moral en este país, en este momento histórico”, dijo Parazaider.

Sessions estuvo en la ciudad de Reno, el lunes, en donde defendió al presidente Trump por imponer la política de separaciones de niños en la frontera con México.

Durante el discurso en la Conferencia Nacional de Seguridad Escolar anual, Session dijo que las pandillas centroamericanas violentas están enviando a los niños a cruzar la frontera ilegalmente.

“Esto no es justo para los niños a quienes servimos y no es justo ustedes”, dijo Sessions, según el Reno Gazette-Journal.

“Lo compasivo es proteger a nuestros niños de las drogas y la violencia, poner a los criminales en la cárcel y asegurar nuestras fronteras”, manifestó.

Mientras tanto, este martes el fiscal visitó un juzgado en Los Ángeles, se presentó a una comida anual programada por la Fundación Legal de Justicia Criminal, en el hotel Millennium Biltmore.

La acción ocurrió días después de que trascendiera de que por lo menos 100 niños que sufrieron la separación de sus padres, se encuentran en la ciudad.

“La visita de Session es simplemente una ofensa a la comunidad”, dijo Alicia Fuentes, activista y beneficiario de Daca.

“Habla de moral, del bien común, del respeto a las leyes, pero pisa o viola nuestros derechos, así como los derechos de esos menores de estar con sus padres, y de tener un proceso legal que la misma ley otorga”, agregó la “dreamer”.

Martín García, pastor, activista comunitario y uno de los fundadores de la organización de Coalición de Pastores de Los Ángeles, señaló que “las separaciones de niños son simplemente aberrantes”, y manifestó que “la Biblia nos habla de proteger a los inmigrantes de forma muy clara”.

Las manifestaciones empezaron el viernes frente al Centro de Detención Metropolitano y el sábado en Westwood, unos días después de que la administración enfrentó una presión bipartidista significativa, que lo presionó a ponerle fin a la política de separaciones que duró seis semanas.

La administración tampoco estableció un plan para reunir a los más 2,300 niños que fueron separados de sus padres, de los cuales 100 de ellos por lo menos se encuentran en L.A.

El Departamento de Justicia ha presentado desde entonces una moción para revisar un acuerdo de conciliación, que limita el tiempo que los niños inmigrantes pueden ser detenidos a 20 días.

Chirla y otros grupos de inmigrantes dijeron que todavía estaban insatisfechos después de que Trump canceló la política de separación.

“La orden ejecutiva que emitió [Trump] es una bofetada a la razón, la moralidad y la decencia humana’’, indicó la organización en un comunicado.

“En una crisis que él y el Partido Republicano crearon, la directiva de hoy empeora una horrorosa situación para las familias inmigrantes en todas partes”, sostuvo la entidad, tras no haber resolución para las familias ya separadas.

Hasta el momento, funcionarios del gobierno sostienen que solo alrededor de 500 de los aproximadamente 2,3000 niños están ya con sus padres.

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, dijo el viernes que su oficina está trabajando para identificar y ayudar a los aproximadamente 100 niños migrantes en la ciudad.

Pero enfatizó que el gobierno federal no proporcionó ninguna información sobre los niños, y no hay medios legales para que la ciudad lo obligue a hacerlo.

Garcetti manifestó que su oficina cree que los niños en la ciudad estaban siendo colocados en hogares grupales y cuidado de crianza, a través de organizaciones que están contratadas con el gobierno federal.

“Tenemos que exigir a las autoridades federales cualquier registro”, dijo Garcetti.

Otra protesta el 30 de junio

En solidaridad con los inmigrantes a través de la nación, una coalición de diferentes organizaciones angelinas saldrá el sábado a la protesta “Las familias pertenecen unidas-La marcha para la libertad de los migrantes”.

El evento empezará a las 11 am, afuera del ayuntamiento de Los Ángeles con organizaciones como Chirla, United We Dream, National Domestic Workers Alliance y We Belong Together.

También contarán con el respaldo de Center for Popular Democracy Action, Alliance Californians for Community Empowerment, ACLU, Fair Immigration Reform Movement y Women’s March LA Foundation.


Anuncio