Anuncio
Share

Una burla el juicio contra el exsheriff de Los Ángeles, Lee Baca, dicen activistas

Baca de 73 años de edad, se retiró de su puesto en el 2014 después de permanecer en el mismo puesto desde 1998.

Baca de 73 años de edad, se retiró de su puesto en el 2014 después de permanecer en el mismo puesto desde 1998.

Lee Baca, antiguo jefe del Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD), se declaró culpable de cargos federales este miércoles por hacer declaraciones falsas en relación a una investigación sobre la mala conducta en las cárceles del condado de Los Ángeles, según la Oficina del Fiscal de EE.UU.

La acción fue parte de un acuerdo entre la fiscalía y el abogado defensor de Baca para que este no pague una sentencia de más de seis meses en prisión, lo que tiene a muchos activistas molestos e indignados.

Baca es el último funcionario de LASD, y el de más alto rango, en enfrentar a las autoridadessobre el escándalo de corrupción derivado de la violencia en el sistema carcelario, que empezó a investigarse por la FBI en el 2010.

En respuesta al acuerdo, Jim McDonell, actual jefe de LASD, dijo a través de un comunicado:

“Como he dicho previamente cuando se me pregunta sobre la investigación federal y los juicios, tengo fe en el sistema de justicia y confío en que están evaluando los hechos pasados con una mente justa y responsable”.

El comunicado agrega: “Yo sé que el hito durante esta serie de juicios federales han sido difíciles de conocer para todos nosotros en el departamento de sheriff. Pero lo más importantes, que he aprendido a través de mi experiencia personal con esta organización de la que estoy orgullosa, es que nuestros agentes y personal profesional están enfocados y comprometidos a realizar su servicio público de una manera cuidadosa”.

Sin embargo, los activistas en contra de las brutalidad policial señalaron todo lo contrario.

Lo ocurrido este día “da evidencia a lo que los grupos comunitarios hemos dicho durante muchos años, que la institución del Departamento del Sheriff de Los Ángeles es corrupta empezando desde los agentes hasta su liderazgo”, declaró Ron Gochez, coordinador de Unión del Barrio, una organización contra la brutalidad de los agentes de la ley y a favor del inmigrante.

“Sabemos que lo que admite Baca esta ocasión ante las autoridades es solo un poco de todo lo malo que sucede dentro y fuera de la cárcel, donde la gente es abusada, torturada y hasta asesinada. Además el máximo de seis meses en prisión por lo que hizo es una cachetada a la comunidad”, sostuvo Gochez.

El activista señaló “queda claro que la comunidad no debe apoyar a un político o una persona de rango solo por ser latino sino por sus acciones, ya que Baca en cierto momento fue modelo nacional de líderes cuando al mismo tiempo su agencia era corrupta y apoyaba políticas inmigrantes”.

Baca de 73 años de edad, se retiró de su puesto en el 2014 después de permanecer en el mismo puesto desde 1998.

“Era evidente que solo una investigación federal de tal magnitud obligaría a Baca a dejar su puesto. El hombre pensó que estaba por arriba de lay hasta que la FBI empezó a sacarles los trapos sucios”, dijo José Rodríguez, miembro de The Vermont Manchester colaborative, una organización contra la violencia en el sur de Los Ángeles.

“Lo triste es que el ex jefe se declare culpable solo para obtener una pena corta. La Fiscalía debió ser más dura con el señor. No dudamos que ahora el trato que le den en la prisión sea especial también”, indicó Rodríguez.

Baca se declaró culpable de mentirle al FBI y a la Fiscalía al declarar en 2013 que no sabía nada sobre los planes de un enfrentamiento y amenazas, de parte de unos agentes, contra una agente de la FBI ocurridos en el 2011.

No obstante, en esta ocasión, Baca declaró haber sido parte de los esfuerzos para intimidar a la agente que investigaba el abuso de los guardias hacia los presos dentro de la cárcel a su cargo.

El ex jefe también admitió mentirle al FBI al esconder a un recluso que iba a ser entrevistado en un caso de brutalidad. Según reportes de la corte, Baca puso a Paul Tanaka, su mano derecha, a cargo del plan para aislar al prisionero.

El año pasado Paul Tanaka, quien se retiró de su puesto en el 2013, fue acusado de tolerar abusos contra los reos y obstruir la investigación del FBI. Ahora Tanaka, enfrenta un juicio en marzo po dichas acusaciones. Desde entonces, más de una docena de agentes del sheriff han sido condenados como resultado de la investigación.

Cecilia Rojas, integrante de Interfaith Communities United for Justice and Peace, sostuvo que la declaración de Baca como culpable y el acuerdo con la Oficina del Fiscal de EE.UU., “no es más que un juego político”.

“Esta acción es como un procedimiento político para que se vea cómo que la ley castiga las acciones del malo”, dijo Rojas. “Lo peor de todo es que es posible que Baca ni pise la prisión, lo que sería una burla más para la comunidad”, agregó.

La predicción de Rojas no estaría lejos de cumplirse, ya que a pesar de que la ley federal especifica una condena de hasta seis meses por mentir, Baca podría salvarse de la prisión al recibir libertado condicional, según su abogado Michael Zweibeck.

La sentencia de Baca fue programada para el 16 de mayo.


Anuncio